«Los futbolistas hablan muy poco de política»

Llegó a Tercera detrás del balón y ahora asegura estar en Primera con Abel Caballero y Carmela Silva


vigo / la voz

Su cantera política fueron las transmisiones televisivas del debate del Estado de la Nación. Con seis o siete años y sentado junto a su padre en el sofá, a Gorka Gómez (Vigo, 1982) le atrapaba la oratoria, la exposición y teatralidad de sus señorías. «En realidad no me enteraba de lo que decían, pero me atraían mucho aquellas sesiones». Y aunque es ahora cuando empieza a tocar bola en política, el responsable de Deportes en la Diputación de Pontevedra hizo emerger sus cualidades para ejercer la representación de grupos y la reivindicación como delegado de clase, del colegio, en bachillerato o en la facultad, donde lideró a finales de los noventa la reclamación de que el INEF tuviera sede propia en Pontevedra.

El deporte ha sido la columna vertebral de su vida. «A los once años mi madre me dijo; ‘decídete’, porque hacía natación, piragüismo y fútbol». Y optó por el balón. El Rápido de Bouzas fue su escuela y rampa de lanzamiento, por la que llegó a Tercera aún siendo juvenil. El Coruxo, Vilalonga, O Grove, Salvaterra y O Choco fueron sus siguientes equipos, hasta que la lesión más temida, la tríada, le hizo colgar las botas antes de tiempo a los 32 años. «Habría seguido, pero las responsabilidades familiares y en el trabajo también pesan y me resultaba imposible lograr el tiempo y la dedicación necesaria para recuperarme para volver a competir».

Gorka Gómez semeja tener la necesidad de hacer, al menos dos cosas a la vez. Más de un deporte de niño; estudiaba Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y al mismo tiempo, desde segundo curso, empezó a trabajar como preparador físico en el mismo centro de deportes del que ahora está en excedencia; una carrera no le pareció suficiente y acaba de terminar la de Educación de Primaria; y es el único diputado provincial del PSOE vigués con doble área de gestión en su tarea diaria, además de la propia presidenta. Gómez dirige los departamentos de Juventud y Educación en el Concello de Vigo y de Deportes en la Diputación. «Carmela Silva le ha dado un vuelco radical a la institución. Lo reconocen alcaldes y concejales de todos los colores. Es un referente. Y Abel Caballero es un líder, una persona intelectualmente brillante, marca el paso a todo el equipo y ha instaurado una manera de hacer política distinta, ha abierto las puertas del Ayuntamiento, donde estamos para escuchar, y lo hacemos, durante todo el día, allí y en la calle».

Gorka asegura que habla mucho con el regidor vigués. «¿Un consejo que me diese en este tiempo? Escuchar, estar siempre con la gente para hacer ciudad, pero el mejor consejo es su propio ejemplo».

Sonríe cuando se le insinúa que su cara recuerda en algo a la de Caballero cuando era ministro. «Será por la barba», tercia, pero reconoce que hasta sus propios amigos le han hecho alguna broma sobre esa similitud.

«Qué sé yo que me deparará el destino», dice sobre si se imagina en el futuro en aquel Congreso que veía por la tele con su padre. «Cómo iba yo a pensar hace unos meses, cuando estaba en plena recta final de los exámenes, que iba a ser concejal y diputado provincial», señala, aunque hace cuatro años ya ocupó el puesto 17 en la lista socialista a las municipales de Vigo. Acababa de colgar las botas, de vivir la vida desde el particular ángulo que da un campo de fútbol.

«Los futbolistas hablan muy poco de política. En los vestuarios se habla generalmente de deporte, de otras disciplinas y competiciones, porque el deporte es el nexo común a todos, pero eso no quiere decir que no haya futbolistas preparados, con carrera, con criterio propio, aunque es verdad que muchos, cuando llegan tan jóvenes a la élite, el éxito, el dinero, les impide de alguna manera tener una continuidad y evolución normal y acabar de formarse». No quiere dar nombres, pero afirma que un conocido futbolista del primer equipo del Celta tiene también inquietudes políticas de izquierdas, así como otro jugador ya retirado de más o menos su generación. «Y los dos se sitúan en la órbita del PSOE», concede.

Niega Gorka Gómez la creencia de que esta es una época de políticos poco preparados. «Los políticos son el reflejo de la ciudadanía, de lo que la gente siente en la calle y por tanto tiene que haber de todo». Eso sí, tras los meses que han pasado desde su debut tiene claro que «a la política se llega por pasión. Te tiene que gustar», recalca, «es como el fútbol, pura pasión, y en eso estamos, en defender lo nuestro, en sentir orgullo de Vigo, por eso denunciamos que la Xunta no invierte en la ciudad. En la vida hay que ser competitivo», concluye levantando su planta aún de deportista.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Los futbolistas hablan muy poco de política»