Sanción récord del Cunqueiro a su concesionaria por la calidad del servicio

La penaliza con 700.000 euros; la compañía declara 3,7 millones de beneficios


Vigo / la voz

El Servizo Galego de Saúde puso el año pasado una multa récord a la concesionaria del Hospital Álvaro Cunqueiro. El Sergas tiene que pagar cada año unos 75 millones de euros a esta empresa, que financió y construyó el hospital y que gestiona sus servicios no clínicos hasta el año 2035. La Administración puede imponerle penalizaciones según la calidad del servicio. El año pasado, esas sanciones sumaron 713.000 euros, según las cuentas de la propia empresa concesionaria, a las que ha tenido acceso La Voz de Galicia. Nunca antes le había puesto una sanción tan grande.

En el año 2017 habían sido 169.000 euros. En el 2016, 400.000. En el 2015 (la apertura del hospital finalizó en septiembre), 189.000. En otras palabras, los fallos de calidad de los servicios no clínicos del Cunqueiro suman una penalización tan grande en el 2018 como en los 27 meses previos.

Los servicios que más problemas generan son, por este orden, la lavandería (sábanas, uniformes...), la limpieza y la restauración (menús de pacientes y de personal de guardia). La concesionaria gestiona un total de doce, que subcontrata. A cada una de esas subcontratas les repercute parte de las penalizaciones que le impone el Sergas. Por la lavandería, ha cargado una sanción de 261.000 euros a la empresa que tiene contratada para este servicio, por la limpieza han sido 169.000, y por la restauración, 147.000.

La concesionaria pagar la multa ingresando menos dinero de la Xunta. Pero no está de acuerdo con la misma. Según la memoria anual de la compañía, el incremento en las sanciones se debe «al cambio de criterio de la Administración en el cálculo», ya que antes se hacía un repaso mensual de los servicios y ahora este control es diario. Este cambio en el sistema de control es uno de los diez contenciosos que la concesionaria le ha puesto al Servizo Galego de Saúde para cobrar más por la gestión del Álvaro Cunqueiro, unos pleitos que La Voz avanzó ayer, y que revelan una relación entre proveedor (concesionaria) y cliente (Sergas) mediada por los tribunales. El Sergas declinó hacer comentarios sobre estos contenciosos.

Resultados

Más allá de las penalizaciones, la única sociedad concesionaria de un hospital público gallego está registrando beneficios desde que el centro sanitario abrió sus puertas. La unión de empresas está formada por Acciona, Puentes y Calzadas, Veolia y, desde hace unas semanas, el fondo de inversión River Rock, que compró su parte a Concessia, una firma en cuyo capital estaban las antiguas cajas de ahorro. En el 2018, la sociedad declaró 3,7 millones de beneficios, que es el dinero que queda para los socios al terminar el año y después de liquidar con Hacienda.

Desde que el Cunqueiro abrió sus puertas, la unión de empresas acumula ya 8,7 millones de euros de beneficios. Nunca ha estado en números rojos ni ha repartido dividendos. Ese dinero se podría convertir en mucho más si los diez contenciosos que la concesionaria tiene abiertos con el Sergas fructifican. En todos ellos pide más dinero. De hecho, está solicitando el reequilibrio económico-financiero de la concesión, que significaría cobrar más cada año. En el 2018, el Sergas le abonó 75 millones de euros. Una parte es la devolución el coste de la obra del hospital con intereses; la otra es el pago por gestionar los servicios no clínicos. La empresa ha justificado en el juzgado que cuando firmó el contrato con el Sergas se pactaron unas condiciones de rentabilidad, pero que cuando tuvo que ir al mercado financiero para conseguir fondos para la obra los intereses resultaron más caros de lo esperado y ahora la Xunta debería compensárselo.

El BNG de Vigo reaccionó ayer pidiendo a la Xunta el rescate de la concesión del hospital Cunqueiro porque su la política de la Xunta «non só non mellora a atención sanitaria senón que a compromete».

Los descuentos en la cafetería cuestan 187.000 euros

El personal que trabaja en el hospital tiene derecho a descuentos. Los paga el Sergas, que en el 2018 ingresó 244.000 euros a la concesionaria. La mayoría son por productos de la cafetería. Los trabajadores sanitarios tienen precios reducidos. Se ahorran al año 186.761 euros. Hay también bonificaciones por usar la escuela infantil (6.520 euros) y por el aparcamiento (41.554 euros). Además, algunas asociaciones de pacientes crónicos, como los enfermos renales que van tres veces por semana al hospital para someterse a diálisis, tienen también descuentos en el párking, que suman 9.117 euros.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Sanción récord del Cunqueiro a su concesionaria por la calidad del servicio