El Matamá renuncia al ascenso

Fútbol La falta de acuerdo con el Celta evita que compitan en Segunda Pro


vigo / la voz

El Atlántida Matamá continuará un año más en la que pasa a ser la tercera categoría del fútbol femenino español tras intentar un acuerdo con el Celta que no salió adelante. El equipo femenino renuncia a su plaza en la Segunda Pro y el presidente del club, César Casás, lamenta la situación y comparte la decepción de sus futbolistas: «Las jugadoras y el cuerpo técnico se lo merecían, entiendo la frustración que tienen que sentir».

Tras ascender a Segunda Pro el pasado 31 de marzo, el sueño de jugar en la categoría de plata se ha acabado esfumando por falta de apoyo económico. El club presidido por César Casás es una institución humilde que se iba a codear con la élite, pero la falta de acuerdo con el Celta provocó la renuncia de su plaza. «Creímos que una aproximación a ellos era la mejor de las opciones, pero la propuesta que realizó el Celta no podíamos gestionarla, ya que económicamente no llegábamos para asumir esos gastos», explica Casás.

El club presidido por Mouriño era indispensable en este proyecto de Segunda Pro por su inyección económica, pero la oferta resultó ser inviable para un equipo humilde como el Matamá. «El Celta era clave porque para esta categoría se requieren unas cantidades importantes de dinero. La propuesta que nos plantearon no era viable para nosotros», desgrana. Aun así, el presidente agradece la disposición para negociar por parte del Celta: «Tengo que agradecerles que nos hayan escuchado desde un principio y nos hayan hecho una propuesta».

La directiva confió en que el acuerdo se terminase concretando, por ello el club se inscribió en la competición. «Nos anotamos para no perder la oportunidad de tener al equipo en la Segunda Pro», comenta. Eso sí, la Federación Española estaba al tanto de la situación del Matamá y ejerció presión: «Nos daban de plazo la mañana de ayer para decidir lo que íbamos a hacer. En caso de no poder participar, las sanciones económicas y deportivas iban a ser elevadas».

El no ascenso por falta de apoyo económico es un duro palo para el club, ya que no podrán disfrutar de un premio que ganaron sobre el césped. «Quisimos agotar todas las posibilidades para poder jugar en Segunda Pro y asumiremos la multa económica. Tenemos la conciencia tranquila de haber hecho todo lo posible», subraya el presidente.

Además, Casás aboga por que se realice un proyecto de futuro entre los tres clubes vigueses femeninos (Valladares, Sárdoma y Matamá) y el Celta: «Debemos sentarnos las partes y crear un proyecto sólido para todos. Es muy difícil para nosotros participar en Segunda Pro. Toca sentarnos y crear un proyecto de futuro viable por el bien del fútbol femenino vigués».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Matamá renuncia al ascenso