La Xunta descarta investigar la reventa

El Instituto Galego de Consumo alega que no ha recibido reclamaciones, tampoco prevé tomar medidas contra el mercadeo de entradas y dice que corresponde al Concello aplicar sanciones


vigo / la voz

Negocio redondo. El Concello, con el dinero de todos, vende entradas subvencionadas de los conciertos de Castrelos a seis euros, alguien organizado las compra por Internet de forma masiva y las agota en pocas horas y luego las revende en las plataformas web a precios multiplicados por seis, ocho o diez su valor inicial.

Aunque esta conducta especulativa está sancionada por la ley de espectáculos de Galicia, la Xunta no prevé tomar medidas ni investigar el asunto, según confirmaron ayer fuentes oficiales. La razón es que el Instituto Galego de Consumo no ha recibido ninguna reclamación ni abierto expedientes. Además, alega el Gobierno autónomo, el Concello es a quien le corresponde sancionar estas infracciones.

Las plataformas de reventa, como Viagogo, vendían ayer sus últimas entradas para los conciertos de Ms. Lauryn Hill (día 17), Leiva (día 19) y Tom Jones (día 23). Para el evento de la rapera estadounidense galardonada con ocho premios Grammy, ayer por la tarde solo quedaban dos sillas disponibles, a 40 euros cada una. El precio oficial era de ocho. En el caso del Tigre de Gales, aún era posible comprar cuatro entradas a precios de 36 a 44 euros (hasta seis veces más que el valor inicial). Y para quienes quieran asistir al concierto del cantautor de pop rock madrileño, todavía estaban a la venta seis entradas a 36, 40 o 66 euros cada una.

Por su parte, en la web de compraventas Milanuncios.com un particular vendía ayer un boli bic a 90 euros (que en un quiosco se puede comprar por 40 céntimos) y regalaba dos entradas de Tom Jones. Este truco legal se realiza para no ser acusado de reventa.

Una novedad es que los propios particulares están acudiendo a Milanuncios para comprar entradas de Leiva. Ofrecen pagar como máximo 10, 15 o 20 euros pero los revendedores, sabiendo de su escasez, no las entregan a menos de 23 o 25 euros. Hay ofertas de vecinos de Santiago, A Coruña o Pontevedra que quieren deshacerse de sus asientos porque no pueden acudir.

Debido a que las entradas se agotan en pocas horas, el alcalde planteó hace unos días la posibilidad de cambiar de sistema para burlar la reventa. La fórmula que baraja es que los usuarios de la tarjeta PassVigo sean los únicos que puedan adquirir entradas. Al estar estas tarjetas autentificadas con el nombre del titular, este solo podrá comprar tres boletos como máximo. Sería un método para disuadir a los revendedores porque, para hacerse con un número masivo de entradas, deberían reclutar a muchos cómplices con la tarjeta viguesa.

El caso de la reventa en Vigo genera diversos dilemas sobre el sistema de dar subvenciones público a los conciertos. El Concello ha destinado 1,1 millones a los contratos musicales de las fiestas de verano en Castrelos y 330.000 a costes técnicos.

Los revendedores que colocan a 40 euros la unidad obtienen un beneficio de 3.200 euros por cada cien entradas que venden. Un dinero que en vez de retornar a las arcas municipales pasa a engrosar los bolsillos privados.

Se dan paradojas como el hecho de que un espectador que compre su entrada a un precio inflado está pagando dos veces: primero, con sus impuestos, porque el Concello subvenciona el precio de los recitales y los ofrece a tarifas populares. Y, segundo, porque paga de su propio bolsillo la diferencia respecto al coste al que se cotizan las sillas de la zona reservada.

El alcalde llama a no comprar en la reventa porque en Castrelos es gratis

Por su parte, el gobierno local también se lava las manos. El alcalde Abel Caballero confirmó ayer que «hay reventa» pero matizó que «no es mi función entrar en eso». El regidor vigués aconsejó al público que se quedó sin entrada que acuda a las gradas gratuitas a disfrutar de la velada: «Yo les digo que no la compren en la reventa, que se vengan, que [en Castrelos] es gratis».

El Concello de Vigo continúa con la venta de entradas escalonada para los conciertos en el auditorio al aire libre del Parque de Castrelos. Las últimas activadas fueron las de Fangoria, Rick Astley y Roger Hodgson. Se pueden comprar a través de la web Ataquilla o en la sede de Afundación en Vigo. El concierto de Fangoria, es decir, Alaska y Nacho Canut, es el miércoles, 24 de julio, y el precio de 6 euros. El concierto de Astley se celebra el viernes, 26 de julio, y las entradas se despacharán anticipadas al precio de 8 euros más gastos y diez en taquilla. Será el primer concierto en Galicia del británico convertido en un icono mundial en los 80, cuando con tan solo 23 años alcanzó la fama con su álbum de debut que le llevó a vender más de 40 millones de discos. El del ex Supertramp Roger Hodgson es el lunes 29 de julio, y las entradas cuestan 8 euros. Todavía hay disponibilidad para todos ellos. Están agotadas las Lauryn Hill, Leiva y Tom Jones. 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Xunta descarta investigar la reventa