El fútbol islandés espera a Diego Diz

El ya exjugador del Rápido de Bouzas probará suerte en el Grindavik


vigo / la voz

Cuenta Diego Diz, que ha perdido la cuenta de los años que llevaba en el Rápido -diez o doce, calcula-, que lo más lejos de casa que había jugado había sido en Cangas. Pero el jugador vigués preparaba ayer las maletas para poner rumbo a Islandia y emprender lo que él mismo califica como «toda una aventura».

Y esa aventura se gestó de manera muy rápida. La primera noticia que tuvo del interés del UMF Grindavik fue hace una semana y el jueves le confirmaban la oferta en firme por hacerse con sus servicios. Ayer recibió el contrato aún en Vigo y hoy emprende el viaje. «El entrenador es serbio pero tiene relación con un representante a través del cual surgió todo. El técnico me quería y faltaba que el club diera el ok», explica el centrocampista, de 27 años.

Por su parte, la decisión fue rápida, y no porque sea algo habitual en él. «En realidad nunca antes había tomado una decisión como esta», indica para luego confesar que las dudas iniciales fueron efímeras. «Al principio escuchas Islandia y te echa un poco para atrás, pero en principio es una experiencia corta -ha firmado por tres meses- y si las cosas van bien, igual puedo seguir», explica.

No oculta que el factor económico tira mucho y que, de hecho, ha sido «determinante» a la hora de dar el sí. «Igual te pagan tres meses lo que aquí en una temporada», revela. Por ese mismo motivo (y por la fama que tiene el país aunque ya le hayan advertido de que estos meses son llevaderos) ha llenado la maleta de ropa. «Allí es carísima. Y la comida también habrá que ver qué tal», responde sobre los hábitos de vida.

Las principales referencias que tenía Diz del país que ahora le espera eran que se trata de un país frío y con un nivel de vida alto. En cuanto supo de la opción de ir se puso a buscar en Internet para recabar más datos. «Voy a un pueblo pequeñito, de unos 3.000 habitantes, y sin embargo por lo que vi allí está uno de los grandes atractivos turísticos con los que cuenta el país», menciona en referencia al lago Kleifarvatn.

Allí tendrá dos guías de excepción también en lo futbolístico, los también españoles Rodrigo y Primo, con los que ya ha podido hablar para sumar referencias. Con uno de ellos, que lleva toda la temporada, compartirá piso. «El club me da muchas facilidades, te lo pone todo bastante mascadito. Los dos me animaron a ir, me dijeron que voy a estar bien y están encantados de que haya un español más».

Además, aunque este reto vaya a ser completamente diferente a todo lo anterior, hay un factor que le es familiar, porque a Diego le va a tocar volver a pelear por eludir el descenso como ya le pasó esta temporada en el Rápido. «Voy en principio por tres meses porque es lo que queda de Liga, once partidos por delante con el objetivo de salvar la categoría». Futbolísticamente, no tiene mucha idea de lo que se va a encontrar. «No sé qué nivel hay, no he visto un partido de esa liga en mi vida», se sincera.

Su familia y amigos le animaron de inmediato a dar el paso de decir que sí y más de uno ya está planeando el viaje para hacerle alguna visita. También en el Rápido se lo tomaron muy bien «muy contentos» de que le haya surgido lo que considera como una gran oportunidad. No oculta que le da pena haberse despedido del Rápido con la pérdida de categoría, pero hace tiempo que tenía ganas de afrontar un proyecto fuera de España y ha llegado el momento. Aunque sea en un lugar que difícilmente podría haber imaginado.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El fútbol islandés espera a Diego Diz