Seda, desnuda y apuñala por celos a una rival amorosa para fingir su suicidio en la bañera

La Policía Nacional detuvo a la sospechosa del intento de homicidio y salvó a la víctima al entrar en la casa justo cuando estaba ensangrentada en el baño


VIGO / LA VOZ

El Juzgado de Instrucción número 1 de Vigo, en funciones de guardia, investiga un intento de homicidio en A Doblada, en la calle Martínez Garrido, en la madrugada del lunes.

Los hechos tienen todos los ingredientes de un thriller policiaco. Las protagonistas son una vecina joven de Vigo que fue atacada por la exnovia de su actual pareja. La asaltante tiene 54 años y había sido dejada por su novio en febrero. Al no superar la separación y en un ataque de celos, quiso liquidar a su competidora, por lo que trazó un plan de homicidio que la policía frustró en el último minuto.

El crimen se pudo evitar gracias a la rápida intervención de una patrulla de la Policía Nacional de Vigo que recibió una llamada de un testigo que alertó de unos gritos en un edificio. Los agentes llegaron al barrio pero no oían ruidos hasta que escucharon unos sollozos y localizaron una ventana con la luz encendida en un quinto piso. Subieron allí y aparecieron justo para salvar a la víctima que estaba sedada, semidesnuda y ensangrentada con el grifo de la bañera abierto.

Todo empezó cuando una rival amorosa quiso deshacerse de la víctima, le tendió una emboscada en el rellano de la casa. Salió de detrás de una columna y abordó a la nueva novia de su expareja con un cuchillo de 19 centímetros de filo a las 1.30 horas, cuando esta volvía a casa de trabajar. A punta de cuchillo, le obligó a abrir la puerta y entrar en la vivienda. Una vez dentro, la intrusa obligó a la víctima a desnudarse, llenar de agua la bañera y tragarse unas pastillas sedantes con efectos somníferos. Una vez cumplidas las órdenes, la asaltante le hirió con cortes en el brazo y las piernas buscando la arteria femoral para generar una hemorragia mortal. Todo formaba parte de un montaje para hacer creer a la policía que la víctima se había quitado la vida voluntariamente en su bañera. Aunque actuaba a cara descubierta tomó la precaución de ponerse guantes para no dejar huellas en la escena del crimen.

El plan fue desbaratado porque, justo después de herir a la víctima, llamaron los agentes a la puerta. La agredida, al oír a sus salvadores, gritó: «Socorro, me tienen secuestrada, me quieren matar». Los patrulleros intentaron derribar a patadas la puerta pero oyeron otra voz femenina que les decía tranquilizadora: «Abro ahora la puerta, estoy buscando las llaves». Fueron 20 segundos de gran tensión hasta que la implicada abrió la puerta manchada de sangre y con un bolso en la mano. Detrás había una joven ensangrentada, la cual tuvo fuerzas para alertar a los agentes: «Cuidado, que lleva un cuchillo en el bolso». Inmediatamente, detuvieron a la implicada. Dentro del bolso, escondía, efectivamente, el arma blanca.

La víctima fue evacuada al Hospital Álvaro Cunqueiro, donde los médicos comprobaron que los cortes eran leves aunque el de la pierna medía 7 centímetros de longitud pero, por suerte, no alcanzó la femoral. Habría sido más peligroso si la víctima hubiese perdido el conocimiento dentro de la bañera como, supuestamente, maquinó la implicada.

Por dicho motivo, la Fiscalía va a sopesar este martes si hay suficientes pruebas para acusarla de un intento de asesinato por premeditar el crimen. Un indicio de que el intento de asesinato fue planificado es que los agentes hallaron en las escaleras del edificio una sudadera con capucha y una chaqueta con las que, presumiblemente, la atacante pretendía cambiar las ropas ensangrentadas  y huir sin llamar la atención. 

Tras hacer averiguaciones, los investigadores descubrieron que la implicada había intentado atacar el día anterior a su exnovio, pero falló. El hombre la había dejado hace cuatro meses porque, al parecer, esta tenía un carácter irascible y violento, era posesiva, muy agresiva y controladora.

Una clave para resolver el caso fue que el coche patrulla estaba muy cerca del escenario y, en ese momento, había mucho silencio en la calle, por lo que pudieron oír los sollozos de la víctima y distinguir el ventanal con la luz encendida. El factor tiempo fue decisivo para salvar la vida de la joven.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

Seda, desnuda y apuñala por celos a una rival amorosa para fingir su suicidio en la bañera