Atención sanitaria bajo mínimos en Vigo

El Sergas cifra en un 36 % el seguimiento de la huelga y los convocantes la elevan al 91 %

;
Concentracion de medicos en el centro de salud de rosalia de castro. Huelga Concentracion de medicos en el centro de salud de rosalia de castro. Huelga

vigo / la voz

La primera jornada de huelga convocada por los médicos al margen de los sindicatos tuvo un seguimiento importante, aunque las cifras que dieron los implicados fueron dispares. El gerente del Chuvi, Félix Rubial, la situó en torno a un 36 % por la mañana y a un 32 % por la tarde. Los miembros del comité de huelga valoraron en cambio que el 91 % de los médicos de atención primaria secundaron el paro y también el 97 % de los pediatras. La diferencia obedece en gran medida a que el Sergas no contabiliza a los médicos obligados a hacer servicios mínimos y que están a favor de la huelga, mientras que el comité organizador sí lo hace.

El médico portavoz de los huelguistas, Luciano Ganelo, acusó a los responsables del Sergas de mentir en los datos de participación y de vivir «en una realidad paralela que llevan años manejando». Decenas de médicos de todos los centros de salud se concentraron ayer en el edificio de consultas de la calle Rosalía de Castro para reclamar una atención sanitaria digna y poder atender no menos de diez minutos a cada paciente. «Estan diciendo que somos un grupito de prejubilados, que estamos intentando tener notoriedad y eso todo el mundo sabe que es falso. Nos acusaron de ser radicales. Somos 400 médicos, muchos mayores de 60 años que a los 20 éramos radicales, pero a los 60 somos racionales», afirmó Ganelo.

Este facultativo recordó que el paro obedece a que están «padeciendo una sobredemanda y nos está ahogando la falta de acceso de nuestros pacientes a la atención hospitalaria. Esto crea un bucle maligno en el cual cada vez tenemos más sobrecarga y nuestros pacientes no tienen soluciones».

El gerente del Chuvi valoró negativamente el resultado de la huelga, «sobre todo cuando viene precedida de la falta de voluntad negociadora de los convocantes», criticó. Rubial recordó que antes de llegar a esta situación mantuvieron hasta siete reuniones en la que siempre encontraron la negativa del comité de huelga. Trasladó su agradecimiento a los médicos que, «independientemente de la presión del entorno, han mantenido la calidad asistencial y permitido la atención en los centros de salud, por no hablar del resto de colectivos profesionales que trabajaron con normalidad».

Al gerente del Chuvi le pareció sorprendente que el centro de salud de Sárdoma, donde se registró el mayor seguimiento de la huelga con un 75 %, sea donde hay un menor porcentaje de pacientes por médico. «Esto demuestra que no es la sobrecarga lo que justifica esta medida. Hay otras razones y las tendrán que explicar ellos». De hecho, afirma que la media de pacientes por médico de Vigo se sitúa en 1.338, «inferior a la de A Coruña y Pontevedra, y también lejos de los 1.500 pacientes que recomienda el Ministerio de Sanidad para el año 2022». Destacó las medidas puestas en marcha para paliar la falta de médicos. Acaba de incorporarse la primera médico de Portugal que se acoge a una nueva modalidad de contratación. También se ha prorrogado la edad de jubilación más allá de los 65 año. Este año se sumarán 24 estudiantes del Mir y el Consello de la Xunta ha aprobado una inversión de 102 millones de euros en sanidad. «Da la impresion de que nada de esto sirve y de que lo que subyace es el conflicto por el conflicto», critica Félix Rubial.

Los huelguistas le invitaorn a observar la realidad diaria. «Este sistema necesita una vuelta de tuerca y un cambio en su estrategia y su forma de trabajar», afirmó la facultativa Pilar Covas, quien habla de falta de recursos y emigración de jóvenes profesionales.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Atención sanitaria bajo mínimos en Vigo