Oporto se rearma por tierra, mar y aire

Los proyectos de infraestructuras y servicios cambian el perfil de la urbe portuguesa


vigo / la voz

Oporto se transforma. La lista de proyectos que están en marcha o a la espera de arrancar cambiarán notablemente la ciudad lusa, polo de atracción creciente de turismo, iniciativas empresariales e inversores que ven en Oporto un enclave de oportunidades dentro de un país de moda en Europa.

El aeropuerto Sá Carneiro, la puerta de entrada de la ciudad, se prepara para pasar de los doce millones de usuarios del año pasado a los veinte que pretende alcanzar a inicios de la próxima década. La prolongación de la calle de rodadura de acceso a la pista que ya se ha empezado a acometer, hará posible gestionar 32 aviones por hora, en lugar de los 20 actuales. Dentro, en la terminal, todo está preparado para duplicar su número de mostradores y seguir creciendo hasta el año 2065. Y por mar, el puerto de Leixões cuenta con casi 400 millones en inversiones para los próximos once años, para aumentar su distancia como líder del noroeste en tráfico de contenedores, crecer más en movimiento de cruceros y ahora ir a por el transporte de automóviles, toda una amenaza para el puerto de Vigo.

Mientras se sigue aguardando la llegada de la alta velocidad, una estación intermodal será la guinda de la transformación de los barrios de Campanhã y Corujeira, notablemente degradados. Trenes, autobuses y metro llegarán a un área de fácil acceso de la ciudad, mientras se construye además una nueva línea de metro entre São Bento y Boavista y se prolonga hacia el sur por Vila Nova de Gaia la línea amarilla a lo largo de 3,2 kilómetros, de un transporte que movió el año pasado 62,6 millones de pasajeros.

En el enlace de Oporto con su área metropolitana jugará un papel crucial el nuevo puente proyectado sobre el Duero, el séptimo, que unirá las zonas de Campanhã y Oliveira do Douro en Gaia. Los dos ayuntamientos pagarán la factura de 12 millones de euros.

La reconstrucción del mítico mercado de O Bolhão, para actualizar su concepto comercial y gastronómico, o la conversión del matadero municipal en un megacentro cultural, social y de emprendimiento, están pensados para tirar de sus entornos, mientras se siembra la ciudad de escaleras mecánicas para salvar sus obstáculos, o se transforma para atraer grandes conciertos un pabellón de barrio en el Super Bock Arena.

A por los 20 millones de pasajeros. El aeropuerto de Oporto ha puesto en marcha una nueva fase de ampliación de las que tiene diseñadas desde finales del siglo pasado hasta el año 2062. La gestora de las terminales aéreas lusas, el grupo francés Vinci, ha destinado 15 millones de euros a ampliar la calle de rodadura de los aviones hacia la pista para que se pueda gestionar la circulación de aeronaves de 20 a 32 por hora. Está previsto que las obras concluyan en abril del 2020 y sirvan para aumentar aún más el tráfico de pasajeros en la segunda terminal lusa, que rozó el año pasado los 12 millones de viajeros, se prevé alcancen los 13 este año y suban a 20 millones antes de la mitad de la próxima década. El Sá Carneiro ofrece este verano 88 rutas, tras añadir 13 en esta nueva temporada. 

Más líneas de metro. Casi 63 millones de pasajeros utilizaron el metro de Oporto el año pasado. En los próximos cuatro años se construirá otra línea de 2,5 kilómetros y se prolongará 3,2 otra.

Un nuevo Bolhão. Soportado por andamios desde el 2005, Oporto ha empezado ya a restaurar su mítico e imprescindible mercado, obra a la que destina 20 millones de euros, para hacerlo aún más referente.

Estación intermodal. La zona de Campanhã será reordenada y acogerá un espacio de enlace de transportes para trenes suburbanos, y de largo recorrido, metro y autobuses locales y regionales. 

Un nuevo emblema cultural. 40 millones de euros están pendientes de inversión en el antiguo matadero para cambiar el perfil de la zona oriental de Oporto, con espacio para empresas y cultura.

El puerto va a más. Casi 400 millones de euros serán invertidos en el puerto de Leixões hasta el 2030 para impulsar su tráfico de cruceros pero también ganar aún más cuota de tráfico de mercancías, a costa incluso de los puertos gallegos como el de Vigo. Ya lidera en el noroeste el movimiento de contenedores, y la dirección portuaria lusa, que también integra a los muelles de Viana, va ahora a por el tráfico de automóviles.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Oporto se rearma por tierra, mar y aire