250 trabajadores de centros de salud reclaman el plus de productividad

No lo cobraron por el conflicto entre el Sergas y los jefes de servicio dimitidos


Vigo / la voz

El conflicto de la atención primaria de Vigo también se ha notado en el bolsillo. Decenas de profesionales de los centros de salud se quedaron sin cobrar el complemento de productividad -950 euros en el caso de los facultativos-, porque este plus está vinculado al cumplimiento de determinados objetivos, desde la cantidad de medicamentos genéricos que se prescriben hasta la implantación de programas de salud o la asistencia a cursos formativos. Todo eso se somete a una evaluación que tiene una parte automática y otra más subjetiva. De esta última depende un 35 % del complemento y quedó sin ejecutar por el conflicto de los jefes de servicio de los centros de salud y la dirección del Sergas en Vigo, el cual se tradujo en la nómina, porque el personal cobró menos.

Por eso, 252 trabajadores han presentado reclamaciones al Sergas, según confirma la dirección del área sanitaria de Vigo. Son uno de cada cuatro profesionales que tienen derecho al complemento de productividad variable (CPV). En los ambulatorios del área de Vigo hay 1.116 trabajadores del Sergas a los que se les aplica el plus. Solo no lo cobran los auxiliares de enfermería, los higienistas dentales, el personal de administración y servicios. Todos los demás trabajadores, sí.

«Se han aceptado prácticamente todas las alegaciones», explica un portavoz autorizado de la dirección. De hecho, casi se incitó a los profesionales a que reclamasen. La directora de atención primaria, Elena Lorenzo, mandó un correo a todo el personal para animarlos a presentar alegaciones y así cobrar el complemento.

Todo nace de un conflicto que destaparon los jefes de servicio con su dimisión inicial, en el mes de diciembre, motivada por la saturación de las consultas y la falta de sustitutos. Los jefes, cuando todavía lo eran, notificaron al Sergas que no harían la evaluación de sus trabajadores -esa de la que depende el 35 % del complemento de productividad- debido la sobrecarga asistencial que vivían. En una carta al conselleiro de Sanidade, reclamaban a la dirección que diera por cumplidos el 100 % de los objetivos y, por tanto, se pagase el 100 % de la productividad. Jesús Vázquez Almuíña respondió por escrito a los jefes instándoles a hacer la evaluación.

Como quedó sin hacer, el Sergas dio los objetivos por no cumplidos y, por lo tanto, dejó sin pagar la productividad. Al hacerlo, se lo notificó al personal y se generó una fuerte alarma. Por eso, invitó a cada trabajador a presentar individualmente los papeles que demostrasen el cumplimiento de los objetivos. Fuentes de primaria explican que el CPV ya no es solo importante por la cantidad que se pueda cobrar, sino porque para saltar de grado en la carrera profesional hay que demostrar que se cumplen los objetivos; y ahí, en el caso de los facultativos, ya son unos 3.000 euros anuales por cada grado que se avance en la carrera profesional.

Pero todo ese conflicto sucedió antes de que los responsables de los centros de salud dimitiesen por segunda vez. La primera renuncia, la de diciembre, no fue aceptada. La segunda se produjo en marzo y a principios de abril fue ratificada por la dirección, de modo que 23 médicos y pediatras cesaron en sus responsabilidades de coordinación. Mientras no se nombren nuevos mandos intermedios, la evaluación corresponderá directamente a la dirección.

Eso sí, el conflicto está lejos de solucionarse. Esta misma tarde se celebra una asamblea en el Colegio Médico en el que los trabajadores tienen previsto votar la convocatoria de una huelga de médicos de centros de salud para el mes de mayo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

250 trabajadores de centros de salud reclaman el plus de productividad