No hay campaña en Vigo sin paracaidistas

Yolanda Díaz es la última candidata de otra provincia que aprovecha esta; sucede desde 1979


vigo / la voz

La provincia de Pontevedra no es como Toledo, Alicante o Almería, escenarios frecuentes de candidatos cuneros, los paracaidistas que son colocados o se buscan sitio donde más posibilidades tienen de resultar elegidos. Aun así, prácticamente no ha habido convocatoria electoral en la que no se haya hecho sitio a políticos ajenos a la provincia, aunque en varios casos hubieran tenido en algún momento algún tipo de vinculación anterior.

No es el caso de Yolanda Díaz en estas elecciones generales. La cabeza de lista de En Común-Unidas Podemos por Pontevedra fue elegida dos veces diputada en el Congreso y otra en el Parlamento gallego, siempre por A Coruña. También fue concejala de EU en Ferrol. Ha explicado que se presenta por Pontevedra pero que aboga por que la circunscripción sea Galicia.

Aunque su cuerpo militar no sea el de paracaidismo, el general Antonio Budiño cayó también por sorpresa en Pontevedra para las elecciones del día 28. Nacido en Pontevedra y residente en su niñez y juventud en Vigo, el actual cabeza de lista de Vox continuó su vida en Madrid y Ávila, donde reside.

La figura del político que tira de lejana historia personal o familiar para justificar su adscripción a las listas pontevedresas se produjo ya en 1979, cuando el ministro de Universidades y Educación, Luis González Seara, tras ser senador por Ourense, su provincia, buscó en 1977 mejor acomodo en la candidatura de UCD por Pontevedra.

Algo similar le ocurrió al ourensano Bautista Álvarez, quien tras haber vivido una temporada en Vigo, donde incluso fue encarcelado en 1977, pasó, tras liderar las listas autonómicas del BN-PG por A Coruña en 1981, a la de Pontevedra para optar al Congreso en 1986 -Abel Caballero había ido por A Coruña en 1982- y por reparto electoral de oportunidades en el frente nacionalista entre 1993 y el 2001 al Parlamento gallego. Su compañero de formación, el ferrolano Francisco Rodríguez también hizo igual salto en 1977, 1979 y 1993 para luchar por entrar en el Congreso.

En las autonómicas de 1990, el PSOE vigués se convulsionó al colocar al ourensano Alfredo Conde por delante de Carlos Príncipe, que en el 2004 tuvo que asumir que en la lista socialista para el Senado se colocase delante de él a Enrique Curiel, que aunque vigués de nacimiento había perdido vinculación con la ciudad. De hecho, en el 86 y 88 concurrió con el PCE por Córdoba y después fue edil en Madrid, donde residía, aunque en 1993 también resultó elegido diputado al Congreso por Pontevedra.

En el 2001, Emilio Pérez Touriño rescató su juventud y formación en Pontevedra para justificar convertirse en candidato a la Xunta por una provincia diferente a la suya, A Coruña, donde se presentaban tanto Manuel Fraga como Xosé Manuel Beiras. Repitió decisión en el 2005 y en el 2009. Alberto Núñez Feijoo, afincado en Vigo cuando entró a formar parte del organigrama técnico de la Xunta, también ha optado por ser candidato por la circunscripción pontevedresa desde el 2005, donde el presidente gallego sigue empadronado.

No sin vinculación con la zona, Carlos Aymerich retomó sus raíces viguesas en el 2012 para presentarse al Parlamento gallego, después de haberlo hecho sin embargo en el 2000 y en el 2004 por A Coruña -donde vive- al Congreso.

Y también para la cita electoral gallega del 2012, el compostelano José Canedo cambió de provincia para encabezar la lista de UPyD.

En la misma cita, el exbanquero Mario Conde experimentó sin éxito desde Pontevedra con Sociedad Civil y Democracia. Tudense de nacimiento, su última referencia gallega es en A Mezquita, donde estableció su segunda residencia.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

No hay campaña en Vigo sin paracaidistas