«No tiene empatía, es frío y distante», aseguran los forenses sobre el acusado del crimen de San Xoán

Los psiquiatras excluyeron que sufra ningún trastorno mental no que tuviera el «mono» cuando disparó a un joven en la playa


Vigo

El acusado del asesinato de San Xoán padece un trastorno de personalidad antisocial, según indicaron tres forenses psiquiatras de Vigo en la tercera sesión del juicio. «Tiene falta de empatía, es distante y frío, no se pone en el pellejo de los demás», explicaron los expertos al jurado, en referencia al investigado, José Luis Luna, un politoxicómano de Teis de 46 años. Le acusan de matar de un tiro a bocajarro a un joven que le increpó porque estaba orinando encima de unas chicas que dormían en la playa de Arealonga, en Chapela, durante la noche de San Xoán del 2017. Él alega que ese día estaba tan ebrio que solo tiene «vagos recuerdos».

La sesión del juicio de hoy giró en torno a si el día de los hechos, el pistolero actuó influenciado por un síndrome de abstinencia o una reacción adversa de la ingesta de medicación tranquilizante y la bebida de copas toda la noche.

Respecto a otro trastorno disocial de la personalidad que padece el acusado, los forenses lo atribuyen a su historial de drogadicción desde que tenía 12 años y su vida carcelaria, con continuas peleas: «No respeta las normas, solo las suyas, no da valor a lo ajeno sino a lo propio». Excluyeron cualquier trastorno mental.  Los forenses que analizaron muestras del acusado, un exheroinómano, creen que si el investigado no tomó la metadona habría sufrido un síndrome de abstinencia leve pero «no tuvo el mono» en las 24 horas siguientes al crimen, «no tenía ningún síntoma». En cuanto a la la mezcla de ansiolíticos con alcohol, la defensa preguntó si podría tener una merma de entender los hechos. Los forenses creen que en todo caso, mientras las pastillas lo dormirían, el alcohol lo desinhibiría. En el juicio también declaró una perito de la asociación de ayuda al toxicómano Cedro. Confirmó que le hacían controles y analíticas de orina rutinarias al acusado. El último informe fue negativo cuatro días antes del crimen a todas las drogas. Un año antes, dieron negativo a cocaína aunque hubo un mes en el que dio positivo a opiáceos. 

También declararon los forenses que analizaron el cadáver de la víctima, que presentaba un agujero en el lado izquierdo, entre el corazón y un pulmón, con orificio de entrada y salida. Destacaron el gran calibre de la bala. La herida era mortal de necesidad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«No tiene empatía, es frío y distante», aseguran los forenses sobre el acusado del crimen de San Xoán