«Es difícil encontrar en España lo que me da el balonmano en Hungría»

Después de tres años en el Pick Szeged, cambia de club para el próximo curso, pero no de país


vigo / la voz

A Pedro Rodríguez (Vigo. 1990) le gusta quemar etapas. El canterano del Octavio defendió durante un lustro la camiseta del Logroño antes de dar el salto internacional a Hungría. Tres años después, y coincidiendo con el fin de su contrato, este verano vuelve a mudarse. Deja el SC Pick Szeged para fichar por el Balatonfuredi convencido de que es mejor jugador que cuando hizo las maletas, pero con ganas de seguir creciendo.

-¿Tenía claro que su etapa en Szeged estaba terminada?

-Sí, ni el club me propuso seguir ni tampoco era mi idea, fue algo mutuo. Mi contrato acababa y quería cambiar, tenía ganas de otras cosas. Había recibido propuestas de Alemania y Francia que estaba estudiando, pero a última hora apareció esta otra de Hungría, que es un país donde mi familia y yo nos hemos sentido muy a gusto, y por qué no.

-¿Qué le atrajo del nuevo club?

-Mostraron un gran interés por contratarme, hicieron un gran esfuerzo. Aceptar alguna de las otras ofertas suponía empezar de cero en un país, con un idioma distinto e iba a ser complicado. Aquí todo el mundo habla inglés, que es un idioma que ya domino, y era la mejor opción.

-¿Serán similares los objetivos?

-Este otro club no juega Champions, pero sí EHF y pelearemos por estar en la fase final de la Copa. En la Liga, como todos los equipos, la meta será quedar lo más arriba posible.

-¿Cuál es su balance de estos tres últimos años?

-Muy bueno. A nivel personal he podido ganarle a algunos de los mejores equipos de Europa y pelear contra ellos durante todo el año. Hemos sido campeones de Liga y de Copa y estamos a dos partidos de hacer historia en Hungría entrando en la final four. Vine aquí a pelear por títulos y lo he conseguido, así que puedo decir que las cosas están yendo muy bien.

-¿Cómo ha evolucionado usted en todo este tiempo?

-Sobre todo he ganado en madurez y experiencia. Cada semana estás obligado a ganar, no por hacerlo en un partido te puedes permitir acomodarte porque a los dos o tres días casi siempre tienes otro. Es una sensación bonita la de saber que puedes ganar a cualquiera pero también perder, por lo que tienes que estar alerta siempre.

-¿Genera una presión añadida?

-La palabra exacta es responsabilidad. La presión la tienes en todos los sitios, porque en otro equipo se lucha por otro objetivo diferente. Aquí tenemos una masa social muy grande y tienes que pelear por ellos.

-¿Se vive de otra forma el balonmano en Hungría?

-Sí, porque en España hay clubes que llenan los pabellones, pero aquí, vayas al que vayas, está lleno y las sensaciones para el jugador también son diferentes. Cuando ganamos un título se congregan miles de personas no solo en la plaza, hasta en el aeropuerto. Y cuando ponen las entradas de un partido importante a la venta, se agotan en dos días. Es otra de las cosas que me hacen quedarme en este país.

-¿Está la selección entre sus objetivos?

-Piensas en ello, pero los que están lo están haciendo muy bien. Tuve la oportunidad de debutar y fue una experiencia bonita, pero no me obsesiona, lo que toca es trabajar en mi club y estoy satisfecho con mi rendimiento.

-¿Le gustaría volver a España en el futuro?

-No lo descarto, pero depende de muchas cosas. Estoy viviendo grandes experiencias en el extranjero y es difícil que en España te puedan ofrecer lo mismo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Es difícil encontrar en España lo que me da el balonmano en Hungría»