Pescanova se estanca en ventas, pero crece en beneficios

Refuerza el negocio del langostino con la compra del 45 % de la compañía india Abad Overseas

Fábrica de Pescanova en Redondela
Fábrica de Pescanova en Redondela

Vigo

Nueva Pescanova cerró el 2018 con peores resultados de los proyectados para el pasado ejercicio en el plan estratégico de la compañía (2016-2020). El grupo que preside Jacobo González Robatto ha conseguido dar beneficios por segundo año consecutivo y situarlos en 5,4 millones de euros (en el 2016 todavía perdió 37 millones), sin embargo ha cerrado el ejercicio sin cumplir con el objetivo de incrementar sus ventas, con una facturación al cierre del 2018 de 1.008 millones de euros, ligeramente por debajo de los 1.081 del 2017, aunque la compañía aclara que ha incrementado en un 1% la cifra de ventas de productos del mar.

Nueva Pescanova sitúa la causa de este estancamiento por el impacto negativo del negocio del langostino, «principalmente en la operación de Nicaragua».

En consecuencia, el ebitda del grupo también se ha visto ligeramente mermado, al pasar de los 80 millones de euros del 2017 a los 75 millones, en el 2018, «favorecido por los buenos resultados en las divisiones de pesca, comercial y acuicultura de rodaballo», aclaró la pesquera.

En su balance de resultados, Nueva Pescanova da cuenta de una inversión de 41 millones ejecutada en el 2018. Entre las operaciones realizadas destaca la ampliación del 15 % al 45 % de su participación en la compañía Abad Overseas, que cuenta con tres plantas procesadoras de dos variedades de langostino en el sureste de India.

Además, creó la empresa Katei Alimentación con Kabuki, a través de la cual se han puesto en marcha tres plantas de elaboración de comida japonesa para retail y food service; y adquirió la sociedad Unickfish en Sudáfrica, especializada en comercialización de productos del mar.

En el balance incluye el inicio de la construcción de los nuevos barcos que renovarán parte de la flota del grupo: tres para la pesca de merluza en Namibia y cuatro para el langostino en Mozambique. El equipamiento de estos barcos, que incorporarán motores de alta eficiencia energética, mejorará el sistema de procesado a bordo y ofrecerá mayor confort, aumentando la calidad de las condiciones de trabajo y vida de las tripulaciones, según explica la compañía.

La pesquera gallega recuerda que ya está en marcha la construcción del Pescanova Biomarine Center en O Grove (Pontevedra), el mayor centro de I+D+i de acuicultura de Europa, que iniciará su actividad en el cuarto trimestre de 2019 y cuyo principal objetivo es el desarrollo y mejora de las especies de acuicultura en ámbito de nutrición, manejo, salud y genética, así como la investigación y desarrollo en el cultivo de nuevas especies, como el pulpo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Pescanova se estanca en ventas, pero crece en beneficios