La Universidad logra esquivar el botellón en el primer día de la celebración de San Pepe

La fiesta del patrón de Ingeniería Industrial cambia alcohol por filloas


vigo / lA voz

Pasada la prueba, alumnos y rectorado de la Universidad de Vigo respiraban tranquilos. El primer día de la celebración de San Pepe, patrón de Ingeniería Industrial, se libraron del macrobotellón y de la responsabilidad que supone una fiesta de la que todo el mundo se desentiende. Ahora solo queda esperar a ver cómo se desarrollan las dos jornadas siguientes. La más temida es la de mañana por ser víspera de festivo.

Ayer, la festividad discurrió tranquila, sin aglomeraciones, que era lo que se pretendía, pasando del botellón a la filloada. A su favor jugaron algunos aspectos, como el hecho de que fuera día lectivo y de que el entorno del edificio Miralles, donde habitualmente se celebra el botellón, se encuentre en fase de limpieza, de ahí que también cambiara la ubicación a las inmediaciones de la escuela.

La delegación de estudiantes de Industriales está convencida de que en la celebración pacífica tuvo mucho que ver la campaña informativa y la colaboración del rectorado.

«El flujo de gente ha sido constante, pero sin aglomeración, tal como lo habíamos planteado. La gente escuchó el concierto del hombre orquesta tomando cafés o bebidas sin alcohol con las filloas que ofrece una innovadora máquina», explica Adrián Balado, miembro de la delegación de alumnos.

«Ha funcionado la publicidad. A través de las redes sociales se informó de que la aglomeración en el Miralles era peligrosa. Muchos estudiantes no sabían que esos botellones no los organizaba nadie ni tenían garantizada la seguridad. Pensaban que era una fiesta legal. Una vez informados es lógico que cambiasen la mentalidad», añade el universitario.

Los alumnos han querido incluir en la celebración una máquina de hacer filloas y al hombre orquesta, «dos inventos que se han hecho aplicando conocimientos de ingeniería y que demuestran que puede tener muchas salidas, no solo la académica», destaca Yasmina González, miembro también de la delegación de estudiantes del mismo centro.

Los universitarios de industriales tratan este año de recuperar la festividad del patrón con un programa de actos en el que la escuela vuelva a ser el centro de los eventos. El nombre que le han dado a su apuesta es Primera revolución industrial en la que se ofrecen alternativas responsables con un ambiente inclusivo y solidario.

Uno de los objetivos es «dar visibilidad a la gran transversalidad que ofrece la ingeniería en campos como la música o la tradición gallega».

Al mismo tiempo, se ha incorporado una vertiente solidaria de forma que para trasladarse en bus de la escuela del centro de la ciudad al campus o para adquirir filloas era necesario entregar un kilo de alimentos no perecederos en colaboración con el vicerrectorado de Responsabilidad Social, Igualdad y Cooperación.

La celebración de San Pepe continúa hoy con torneos de ajedrez, que se inició ayer en la sede de Torrecedeira, y partidos de balón prisionero. Las actividades se complementan con pausas saludables con el objetivo de demostrar los beneficios de intercalar la rutina sedentaria con pequeños descansos en la jornada laboral o académica sin necesidad de descalzarse a una instalación deportiva.

Desde la institución académica se trata de fomentar hábitos de vida saludables entre toda la comunidad universitaria para paliar las horas que se hacen al frente de un ordenador o simplemente sentados.

Para mañana están previstos los actos oficiales a partir de las 11.00 horas en la sede de Torrecedeira, en los que se incluye la entrega de premios.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
0 votos
Comentarios

La Universidad logra esquivar el botellón en el primer día de la celebración de San Pepe