Las escuchas a la banda de las maletas impregnadas de cocaína: «¿Cómo va la pintura del coche?»

La Policía siguió durante meses las conversaciones telefónicas para preparar los envíos


Vigo

La segunda sesión del juicio a la banda hispana que traía pasajeras a España con maletas impregnadas de cocaína se centró en las escuchas telefónicas. Los sospechosos hablaban en clave por precaución y para evitar incriminarse. No obstante, ignoraban que la Policía Nacional ya les estaba haciendo un seguimiento por teléfono.

En las conversaciones, se traslucen los preparativos durante varios meses para cocinar la mezcla, que incluye manteca de serpiente, y untarla en los equipajes de varias mujeres reclutadas en Paraguay que harán de correos humanos.

«¿Hermano, cómo va la pintura del coche?», le dice el jefe, un hostelero de la noche de Barcelona, a su contacto sudamericano, en referencia a la fase de impregnación de la droga. «Muy bonita», le responde su interlocutor. 

La vista se celebra esta mañana en la Quinta Sección de la Audiencia de Pontevedra, con sede en Vigo. Tres de los acusados no comparecieron porque pidieron ser eximidos de su asistencia por razones de salud. La mayoría de los arrestados vienen de la penitenciaría de A Lama, donde están en prisión provisional tras ser desmantelada la banda hace dos años.

Tras la detención en marzo del 2017 en el aeropuerto de Barajas de un correo humano procedente de Uruguay, el jefe de Barcelona da la mala noticia a su contacto en Vilanova de Arousa. «Se rompió el carro, estoy con la soga al cuello, se cayó la niña y estoy buscando a otra, se cayó la mitad de lo que tenía», le cuenta por el teléfono intervenido. Su interlocutor le pregunta: «Entonces, ¿que hacemos amigo? ¿Necesitas más plata para otro viaje?».  Y el gallego añade: «Si me tienes el restaurante organizado, te monto la estructura». 

Finalmente, la banda organiza otro envío por paquetería postal a Barcelona. Durante los nuevos planes, se aseguran de tener toda la infraestructura preparada: «Si no tenemos garaje, no podemos meter el coche. Vamos a hacer las cosas bien, con paciencia», dice el jefe, apremiado por el calendario. Este también revela que ha conseguido más dinero al cerrar la venta de un piso heredado en Gijón. «No te gastes todo el dinero en mujeres, usa la cabeza», le aconseja a su contacto en Sudamérica. 

El gallego contacta de nuevo para avisar de que tiene un cliente que ofrece 25 y busca quince chicas. El otro le dice: «¿Pero qué quiere? ¿ Para tiza, para fumar? Tengo al 96 % de pureza, aquí original sin tocar». 

Para la defensa, los diálogos son interpretables y sugieren que los implicados pueden estar hablando de una compraventa de marisco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Las escuchas a la banda de las maletas impregnadas de cocaína: «¿Cómo va la pintura del coche?»