Absuelta la trabajadora del hospital acusada de espiar el historial médico de su hija

La Audiencia en Vigo sospecha que la víctima tenía ánimo malicioso al declarar contra la madre por la mala relación entre ellas


VIGO / LA VOZ

La Quinta Sección de la Audiencia de Pontevedra, con sede en Vigo, ha absuelto a la trabajadora del Sergas acusada de espiar a su hija y, desde su puesto de trabajo, acceder al historial clínico electrónico sin el consentimiento de la joven. La sala considera probado que, entre junio del 2012 y abril del 2014, la madre realizó 68 entradas al expediente pero no ve acreditado que dichos accesos se realizaran sin el consentimiento de la hija ya que había momentos en que ellas tenían buen trato, pues su relación estaba llena de altibajos. La acusada afrontaba 4 años de cárcel, multa y 9 años de inhabilitación para empleo público como sospechosa de un delito de revelación de secretos.

El tribunal concluye que no hay pruebas suficientes para condenar a la madre porque los hechos no fueron acreditados «de modo suficiente y certero, más allá de toda duda razonable». Los magistrados no descartan «un ánimo espurio [malicioso, intereses ajenos a la denuncia] en la declaración de la víctima, dada la mala relación existente con su madre». Esto se debe a que hasta el 2015 no se concretaron las sospechas hacia la acusada en el Sergas, no siendo hasta junio del 2017 cuando se interpone la querella, por lo que esta no es inmediata a los hechos, no pudiendo por tanto descartarse motivaciones espurias en la misma.

A mayores, debido a que la progenitora y su hija tenían momentos en que estaban unidas y bien y otros ratos, enemistadas, el tribunal no puede concluir que, en alguno de los episodios de reconciliación, la hija hubiese dado su autorización a la madre para consultar su expediente clínico.

La sala añade que la existencia del consentimiento no deviene inverosímil e irrazonable, en los momentos en que se relacionan las partes, dada la relación de parentesco que les une y el puesto que desempeñaba la acusada. La funcionaria pertenecía, en aquel momento, al personal estatutario del Servicio Galego de Saude (Sergas) y el tribunal solo ve probado que haciendo uso de su usuario y clave de acceso personal al sistema de almacenamiento de historias clínicas electrónicas (IANUS), del citado servicio público de salud, realizó desde su puesto de trabajo en la sección Admisiones del Hospital Xeral Cies de Vigo, un total de 68 accesos a la historia clínica electrónica de su hija. Pero el tribunal no puede acreditar que esas consultas las hiciese sin el consentimiento de su hija.

La Audiencia no duda de que los datos médicos obtenidos fuesen sensibles pero el punto discrepante y discordante del juicio fue si esos accesos habían sido autorizados por la perjudicada. Y así la acusada dijo que siempre fueron a petición de su hija y con su consentimiento, lo que niega ella.

El tribunal resta credibilidad a la denunciante ante la evidente mala relación entre ellas. La sala concluye que el trato entre ambas no solo es malo sino que la relación es complicada, según ellas mismas reconocen, lo que ha salido a relucir en el juicio. La víctima contó el abuso emocional por parte de su madre de quien dice que le causó mucho daño y la madre relató que su hija se encuentra manipulada por otra persona, que la ha anulado su pareja o que la utiliza para estas cosas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Absuelta la trabajadora del hospital acusada de espiar el historial médico de su hija