Absuelta la trabajadora del hospital acusada de espiar el historial médico de su hija

E. V. PITA VIGO / LA VOZ

VIGO

M. MORALEJO

La Audiencia en Vigo sospecha que la víctima tenía ánimo malicioso al declarar contra la madre por la mala relación entre ellas

21 mar 2019 . Actualizado a las 20:58 h.

La Quinta Sección de la Audiencia de Pontevedra, con sede en Vigo, ha absuelto a la trabajadora del Sergas acusada de espiar a su hija y, desde su puesto de trabajo, acceder al historial clínico electrónico sin el consentimiento de la joven. La sala considera probado que, entre junio del 2012 y abril del 2014, la madre realizó 68 entradas al expediente pero no ve acreditado que dichos accesos se realizaran sin el consentimiento de la hija ya que había momentos en que ellas tenían buen trato, pues su relación estaba llena de altibajos. La acusada afrontaba 4 años de cárcel, multa y 9 años de inhabilitación para empleo público como sospechosa de un delito de revelación de secretos.

El tribunal concluye que no hay pruebas suficientes para condenar a la madre porque los hechos no fueron acreditados «de modo suficiente y certero, más allá de toda duda razonable». Los magistrados no descartan «un ánimo espurio [malicioso, intereses ajenos a la denuncia] en la declaración de la víctima, dada la mala relación existente con su madre». Esto se debe a que hasta el 2015 no se concretaron las sospechas hacia la acusada en el Sergas, no siendo hasta junio del 2017 cuando se interpone la querella, por lo que esta no es inmediata a los hechos, no pudiendo por tanto descartarse motivaciones espurias en la misma.

A mayores, debido a que la progenitora y su hija tenían momentos en que estaban unidas y bien y otros ratos, enemistadas, el tribunal no puede concluir que, en alguno de los episodios de reconciliación, la hija hubiese dado su autorización a la madre para consultar su expediente clínico.