La novia del líder de Los Betas sale del coma y lo culpa de su caída por el balcón

La jueza de malos tratos investiga el accidente que la postró en una silla de ruedas


vigo / la voz

«Sobreviví de milagro pero yo no me tiré. Quiero que los periódicos cuenten lo que me pasó, que se sepa», dijo ayer Anyelin E., la joven dominicana que, según el informe oficial, se cayó de un balcón al que se había encaramado durante una redada contra la cúpula de la banda juvenil latina Los Beta. Ella era la novia del líder de la banda, Albany R. y hermana de su mano derecha, Anderlin, ambos en prisión provisional desde hace medio año.

La joven se quedó en coma en septiembre del 2018 tras caer desde un sexto piso e impactar contra el capó de un todoterreno de la Guardia Civil aparcado bajo la casa de su novio, en la calle Fragoso, donde ella había ido a pernoctar pese a que estaba vigente una orden de alejamiento.

Herida grave al caer de un sexto piso cuando huía de una redada contra una banda latina en Vigo La Guardia Civil está desplegada por la zona de la calle Florida en un operativo en el que hay cinco detenidos y un investigado

Tras recuperar la consciencia y salir del coma, la joven dominicana de 20 años ha empezado a aprender las cosas diarias de la vida, puede hablar con dificultad y se mueve en silla de ruedas. Aún sufre lesiones en una pierna y en un hombro.

La novia del líder acudió ayer en silla de ruedas a presentar una denuncia contra su pareja en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Vigo. Le culpa, probablemente de forma indirecta, de crear las circunstancias para que ella se viese abocada a aferrarse con las manos colgando del exterior de la cornisa del edificio. Al no recibir ayuda, agotada, perdió el equilibrio y se cayó al vacío pero no a plomo sobre la acera sino haciendo una leve parábola que le hizo caer sobre la chapa de un coche, lo que le absorbió gran parte del golpe y le salvó la vida.

El informe de la Guardia Civil concluyó que, antes de la caída, el líder latino oyó los golpes en la puerta de los agentes y pidió a su novia que se escondiese en una galería con balcón por miedo a que lo detuviesen por un quebrantamiento de la orden de alejamiento. Ambos tenían denuncias cruzadas por lesiones y malos tratos y él estaba obligado a mantenerse alejado pero en una de las reconciliaciones, esa noche, habían dormido juntos a espaldas de la familia de él.

En su día, los padres de la joven pidieron que se investigase a fondo qué es lo que había pasado en la vivienda para esclarecer la caída de su hija. Ayer, acompañada de sus progenitores, acudió al tribunal para pedir a la jueza que estudie si hubo un delito de violencia machista contra ella. Insiste en que ella no se tiró ni saltó al vacío. Culpabiliza de sus lesiones, aunque sea indirectamente, al novio, que no estuvo allí para agarrarla o socorrerla. Así que ayer declaró como perjudicada. Pide que se aclare todo.

Pide ver a su hermano

La joven también acudió al juzgado a hacer otra gestión. Se trataba de pedir permiso a la jueza para visitar a su hermano en la prisión de A Lama. El problema es que sigue activada la orden de alejamiento respecto a su novio, también recluido en el mismo penal. Ambos no pueden verse en un radio de 500 metros, lo que imposibilita sus visitas al penal. Ella también fue investigada como miembro de Los Beta y busca una solución jurídica.

Así cayó la banda de los Betas

e. v. pita

Las fotos que la pandilla juvenil latina colgó en Instagram posando con el botín los delató

Las primeras noticias sobre la banda de los Betas se remontan a la madrugada de la Nochebuena del 2016. Ese mismo año habían desmantelado a los Chukis. Pasaron casi dos años hasta que se reunieron contra la nueva pandilla latina de Vigo pruebas para enviar a sus cabecillas a prisión. Eran escurridizos, pero los delataron las redes sociales. La primera pista sobre ellos en Internet saltó cuando unos amigos estaban en la zona de copas de Churruca y los agredieron 15 jóvenes, casi todos sudamericanos vestidos de raperos. Una víctima recibió un botellazo en la boca. Dos días después, el perjudicado rastreó las redes sociales con un colega y halló en Instagram el perfil de un usuario que mostraba tres fotos en las que reconoció al joven que le rompió dos dientes. Tenía incluso perfil en Facebook.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

La novia del líder de Los Betas sale del coma y lo culpa de su caída por el balcón