La Fiscalía mantiene la petición de 54 años de cárcel a Papuchi

Las acusaciones particulares reclaman más medidas para que el acusado no se acerque a jóvenes


Vigo / la voz

El juicio contra el hostelero vigués C.V.I., Papuchi, de 43 años, acusado de abusos sexuales y difusión de pornografía a 18 menores finalizó ayer tras una semana de vistas, con la declaración de los policías que volcaron los datos de su ordenador donde, supuestamente, ocultaba fotos comprometidas. El juicio ha quedado visto para sentencia con la lectura de las conclusiones por parte de las partes. Destaca la posición invariable de la Fiscalía, que mantiene la petición inicial de cárcel de 54 años tras una semana exponiendo las pruebas acumuladas contra Papuchi.

«La Fiscalía hizo un trabajo espectacular durante la instrucción y los días del juicio, expuso y contextualizó cada prueba acumulada sin dejar margen para la defensa del acusado, que sigue defendiendo la inocencia del acusado», expone uno de los abogados personados en las acusaciones particulares. Son estas partes las mismas que mantienen la petición de condena para Papuchi de 123 años de prisión, variando únicamente, con respecto a la petición inicial, la necesidad de plantear medidas urgentes para restringir que el acusado se acerque a más niñas.

Una de las novedades desveladas durante el juicio, que se celebró a puerta cerrada y las víctimas fueron interrogadas detrás de un biombo para no tener contacto visual con el acusado, es que el Papuchi usó una red social de vídeos y fotos efímeros para contactar con sus víctimas. La aplicación se llama Snapchat y él niega haberla usado, aunque varios menores confirmaron en el juicio que les enviaba fotos eróticas suyas y les pedía que le correspondiesen, a lo que, en general, los adolescentes se negaron. Durante las vistas, otros 15 menores denunciantes han persistido en sus acusaciones contra Papuchi o el Papi, como lo apodaban en los colegios porque la gente creía, cuando lo veía en pandilla con los menores, que era un entrenador o el padre de uno de los chicos. El asunto fue descubierto por padres que dieron la alarma porque veían subir a escolares en el deportivo de un hombre que venía a recogerlos

Pizzería de Montero Ríos

Muchos menores iban a cenar invitados a un reservado de su pizzería de Montero Ríos y, según la acusación, luego les tocaba. Al parecer, incluso montó un grupo de mensajería instantánea para intercambiar fotos eróticas y comentarios sexuales con menores. También invitaba a adolescentes a ver sesiones de cine porno en su apartamento y los tocaba. También le acusan de llevar a dos menores a un club de alterne y, tras contratar a una prostituta, hacerles tocamientos. Muchas víctimas lo desafiaron.

Papuchi pasó un año en prisión provisional tras ser detenido en el 2017 y salió de A Lama hace diez meses tras pagar una fianza de 30.000 euros. La Audiencia le impuso una orden de alejamiento de los menores y le prohibió residir en Vigo hasta la celebración del juicio. Por tal motivo, se ha mudado a otra comarca. El acusado tuvo la oportunidad de llegar a las puertas del juicio a un acuerdo por conformidad en el que él se declararía culpable y sería condenado a 20 años de cárcel, aunque en la práctica solo debería cumplir 7 años y medio (pena triple de la mayor que le impusiesen). Sin embargo, rechazó el acuerdo porque insiste en negar los hechos y declararse inocente.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

La Fiscalía mantiene la petición de 54 años de cárcel a Papuchi