«El único madrugón de la alcaldesa de O Porriño fue un día a las ocho porque habían robados datos de un ordenador»

Los ediles cesados dicen que la ruptura fue «outra arroutada», niegan ofrecimientos al PSOE y que le pusieron policía para recoger sus despachos


O Porriño

Manuel Carrera y Marcelino Coto han hablado hoy de fidelidad, lealtad, respeto y noches sin dormir al exponer su parecer sobre el cese con el que la alcaldesa de O Porriño, Eva Garcia De la Torre,  rompió el pacto hace una semana y media. Las explicaciones han llegado por San Valentín y los dos concejales de Uddl han insistido en que su ex ha roto pese a que ellos mantuvieron su «confianza y fidelidad». Hace ya unos días negaron que hubiera habido ningún ofrecimiento por su parte al PP de cara a negociar una posible moción de censura y hoy aseguran que tampoco se ha producido ningún movimiento en esa línea con los socialistas a espaldas de la alcaldesa. «Es rotundamente falso que hubiera jamás ningún ofrecimiento nuestro al PSOE, ni para sustituir a la alcaldesa mientras duró el proceso judicial al que se enfrentó hace unos meses, ni para hacerlo en su candidatura», afirmó Manuel Carrera. «hemos sido firmes desde el principio, siempre dijimos que íbamos a seguir con Uddl y así sólo haremos», indicaron confirmando su presentación a unas municipales «en las que aspiramos a ser la lista más votada pese a que hay quienes se auto auguran mayorías absolutas que jamás va a haber», apuntó Marcelino Coto. De hecho los acompañaron en su comparecencia siete personas que, en principio, formarán parte de esta candidatura. Consideran que tras la maniobra de romper el pacto «hay un claro interés por poder sacar cabeza y fotos de estos cuatro años de trabajo, que nos han supuesto muchas horas de trabajo y noches sin dormir». El monte total de actuaciones que firmar dejar listas «para que se inicien ya de inmediato, se rematen o licitan ronda los diez millones de euros». Además de las noches en vela, Marcelino Coto y Manuel Carrera consideran que son «quienes hemos llevado el peso de este Concello en los últimos años». Coto explica que él ha llegado incluso a su puesto antes que ningún otro funcionario, abriendo algunos días él mismo las dependencias municipales, mientras que «la alcaldesa llegaba siempre entre las diez y las diez y media, solo se dio el madrugón de llegar a las ocho de la mañana el día que saltó el caso de las presuntas copias en un ordenador del Concello». Carrera dice que al principio de mandato «sí hubo hasta conselleiros del PP que nos propusieron hacer una moción de censura y le dijimos que no. Ese mismo compromiso se lo dijimos también a Eva». Mención especial para la socialista Soledad Girón «persona muy recta en su trabajo, al que dedica un gran esfuerzo». Marcelino Coto defiende que cumplió con su compromiso público de acabar con la adaptación del Plan Xeral de Ordenación Municipal a la nueva Ley del Suelo. «Está listo para llevarlo a aprobación inicial en marzo», pendiente sólo de los informes sectoriales pertinentes. Aunque aseguran estar convencidos de que serán la lista más votada el 26 de mayo, saben que después llegará un tiempo de «negociaciones en el que se abren muchas posibilidades y que va a ser muy divertido» y, pese a la ruptura de Eva García De la Torre, ellos no descartan volver a negociar con su partido en ese posible escenario. Destacan que se sienten muy molestos por las formas también, no solo porque les cambiarán las cerraduras de los despachos a las dos horas de cesarlos por correo electrónico sino «porque puso un policía local vigilando cuando fuimos a por nuestras cosas personales a nuestros despachos, eso es una vulneración al derecho a la intimidad de los trabajadores y unas formas dictatoriales de tiempos de Franco o Maduro». 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

«El único madrugón de la alcaldesa de O Porriño fue un día a las ocho porque habían robados datos de un ordenador»