Pablo Casado apela ya a no dividir el voto de la derecha

El presidente del PP se declara en Vigo seguidor del modelo de gestión pública de Núñez Feijoo

Así fue el recibimiento a Pablo Casado en Vigo Más de 250 personas convocadas por el colectivo ultra Celtarras protestaron por la utilización de la sede del Celta como foro político del PP. En el interior, Casado declaraba abierta en Galicia la precampaña electoral de las generales

Vigo

Pablo Casado, presidente del PP estatal, declaró hoy abierta en Galicia la precampaña electoral de las generales. Al igual que hizo en el inicio de su carrera interna por la presidencia del PP, el líder popular aseguró que no es casual que inicie en Galicia lo que considera ya la precampaña electoral, independientemente de lo que decida mañana Pedro Sánchez. Se declaró seguidor del modelo de gestión pública de Alberto Nuñez Feijoo, como ya antes había afirmado en la carrera por la presidencia del PP. 

Su mensaje central fue para anunciar a su militancia que deben subrayar que el PP es la única fuerza de su espectro capaz de gobernar desde el primer día. «Somos el partido que más ha hecho por los españoles y no sería aconsejable haber reclamado unidos que se vaya Sánchez e ir ahora divididos a las urnas. No es bueno apostar por tres soluciones, lo mejor es una sola que no necesite de otros para lograr acuerdos», dijo en alusión a Ciudadanos y a Vox. 

Alberto Núñez Feijoo, que en su caso hizo votos por que Vox no consiga entrar en el Congreso, declaró a los gallegos como «españoles». «Solo teníamos dos posibilidades ser españoles o portugueses, y elegimos ser españoles ya hace quinientos años». Él presidente del PPdeG aludió a su homólogo de Cataluña como culpable de dividir a la sociedad catalana y a Pedro Sánchez le endosó el «fracaso» de la moción de censura. «Una moción de censura estéril nos ha hecho perder un año», aseveró, añadiendo que en esa posición de defensa de Espana que atribuyó al PP, no impide que «digamos que nosotros no somos menos que los catalanes, vascos o andaluces».

Elena Muñoz, candidata a la alcaldía de Vigo fue la encargada de presentar un acto en la sede del Celta, en la que fueron recibidos por unas 250 personas convocados por el colectivo Celtarras que profirieron, ante un notable efectivo policial, gritos contra España y la utilización de la sede del Celta por parte del PP para un foro político por el que ya ha pasado también Adolfo Suárez Illana.

Moncloa quiere elecciones ya y Ferraz presiona para aplazarlas a octubre

Fran Balado

El futuro de la legislatura, pendiente de la decisión de Pedro Sánchez. Su partido y su equipo más cercano disienten sobre la fecha de los comicios

«Es una decisión del presidente. Solo él sabe cuándo serán las elecciones», comentaba ayer María Jesús Montero en un corrillo informal con periodistas organizado a la conclusión del debate presupuestario. La ministra de Hacienda se mostraba incapaz de aportar alguna pista sobre la fecha en la que se celebrarán los comicios.

El fracaso de los Presupuestos en el primer gran test de Pedro Sánchez en el Congreso abrió los ojos al titular del Ejecutivo de que alagar la vida de esta legislatura en unas condiciones de debilidad tan extrema como las que se encuentra tan solo seguiría erosionando su figura y las siglas de su partido. La decisión de llamar a urnas está tomada desde el pasado viernes, momento en el que los negociadores de Moncloa, con la vicepresidenta Carmen Calvo a la cabeza, constataron que los independentistas catalanes no se moverían de su exigencia de celebrar un referendo de autodeterminación, algo que el Gobierno considera inadmisible. Desde entonces, Sánchez se ha dedicado a deshojar la margarita para intentar acertar con el domingo que más le conviene. «A reflexionar», apuntaban fuentes autorizadas muy próximas a la presidencia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Pablo Casado apela ya a no dividir el voto de la derecha