La familia de Déborah difunde una foto de la desaparecida en el 2002 en busca de pistas

El abogado espera que los datos aportados por ciudadanos sean «interesantes»


VIGO / LA VOZ

Inteligencia colectiva para resolver el enigma de la desaparición y muerte de la joven viguesa Déborah Fernández en el 2002. La familia de la víctima está haciendo una campaña desde Facebook para obtener fotos, vídeos, recuerdos, sospechas o cualquier novedad sobre la joven. Este nuevo aluvión de datos, un auténtico Big Data, tendrá que ser visto en conjunto para intentar aclarar lo que le pasó a la joven y quién era el misterioso acompañante cuando ella murió en extrañas circunstancias o fue asesinada. Los allegados impulsan este empuje para aclarar el enigma a través de la colaboración colectiva para reabrir el caso antes de que prescriba. Quieren hacer viral el nuevo cártel para que se difunda rápido por WhatsApp con la esperanza de que alguien recuerde detalles o aporte anotaciones del día de su desaparición.

El abogado del caso Déborah ha mostrado su esperanza de que aparezcan nuevos datos a raíz de que la familia de la joven desaparecida hace casi 17 años haya publicado en Facebook que necesita ayuda para resolver el enigma de su muerte o asesinato. El letrado tiene constancia de que alguna gente está aportando datos que, luego de contrastarse, podrían resultar «interesantes».

La familia ha reavivado su petición de pistas con nuevos carteles de la joven fallecida en la que piden colaboración ciudadana para reconstruir en qué lugar exacto desapareció y cómo murió. El cartel muestra una foto de la joven con el pelo rapado y el lema: «Justicia para Déborah». Añade la siguiente explicación: «Asesinada en Vigo en 2002. Ayúdanos a hacer Justicia. Si tienes algún tipo de información compártela con nosotros». Y dan una dirección de correo electrónico para contactar. La idea es difundirlo por las redes sociales y Whatsapp para que aquellos que recuerden detalles de hace 17 años puedan aportar nuevas pistas. 

Otra de las iniciativas es difundir el cartel pegando copias en ventanillas de los coches, en las lunas de los comercios o en los postes, o incluso usarlo como foto de perfil de los usuarios. Es la forma de sacarlo de las redes sociales y acercarlo a la sociedad, indican en la web creada para captar y rastrear nuevas pistas ciudadanas.

Los familiares de Déborah hicieron una nueva campaña de recogida de pistas y pidieron a sus amistades y personas relacionadas con el caso que tratasen de recordar comportamientos, actitudes, declaraciones, expresiones o cualquier cosa pudiese ser determinante. Los testigos tendrían que escribir sus impresiones en un papel y releer las anotaciones como método para ayudar a ir recordando. Cada testigo tiene que recordar el lugar donde estaba entre abril y mayo del 2002, cómo vivió la desaparición de Déborah y que fue lo que sospechó en aquel momento. Todo será tratado en la mas estricta confidencialidad.

Los allegados de la joven fallecida intentan resolver el enigma antes de que el caso se archive definitivamente. El cadáver de Déborah apareció en una cuneta de O Rosal diez días después de desaparecer. Estaba depositado con cuidado, en perfecto estado y se cree que el cuerpo fue lavado para borrar huellas. Años después, retomó el caso un equipo especial de Homicidios de Madrid que examinó todas las pistas pero sin lograr resultados concluyentes sobre el autor ni nada que sirviese de prueba ante un juez.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La familia de Déborah difunde una foto de la desaparecida en el 2002 en busca de pistas