Los vigueses vuelven al gimnasio

La demanda para ponerse en forma al estrenar el 2019 aumenta hasta en un 25 % en centros públicos y privados


vigo / la voz

Ponerse en forma o bajar de peso después de los atracones de Navidad son algunos de los propósitos que cientos de vigueses se hacen recién estrenado el 2019. Los gimnasios aprovechan este tirón para captar nuevos usuarios y asegurar sus ingresos.

La demanda en estos centros está creciendo este año entre un 10 y un 25 % cada mes de enero, según los cálculos que realizan los responsables del sector. El problema es mantenerlos en el futuro. Solo una pequeña parte de estas nuevas incorporaciones seguirá siendo fiel al cabo de unos meses. A muchos les acaba venciendo la pereza, la falta de constancia, o bien asumen otros compromisos y acaban marchándose si no han firmado un compromiso de permanencia. A veces son lesiones lo que les hace echarse para atrás, por lo que siempre es oportuno consultar a un médico si no se dispone de una buena forma física.

«Hace diez o quince años había muy poca oferta de gimnasios y notábamos un incremento muy grande durante estas fechas. Ahora la cosa ha cambiado y esos picos que había antiguamente quedaron un poco aplanados. Las grandes cadenas nos vienen haciendo muchísimo daño», destaca José Manuel Pereira, responsable del gimnasio Arenal. Este preparador físico confirma que de la gente que empieza a principios de año «después quedan muy pocos». «Siempre ha sido. Personas que sean realmente adictas al gimnasio son un 15 o un 20 %. Hay que hacer una buena labor para que no se escapen», asegura. La gente joven suele ser la más inconstante. «Los mayores son más conscientes de lo que quieren y tienden a estabilizarse. Nosotros intentamos enfocar el trabajo a usuarios a partir de los 25 o 30 años, que ya tienen unas ideas claras», afirma José Manuel Pereira.

El principal motivo por el que los vigueses se apuntan al gimnasio después de las navidades es bajar de peso. «La gente viene porque se quiere ver bien», afirma el responsable del gimansio Areal.

Vanidad

Así lo atestigua Nancy, de 33 años. Ayer era su primer día en este gimnasio. Después de un año y medio sin practicar nada de deporte por falta de tiempo, ayer volvió a subirse a la cinta de correr. «Vuelvo a retomar la vida sana y lo hago básicamente por vanidad. El ejercicio que yo hago es por tener un mejor cuerpo y sentirme guapa», afirma.

«Un objetivo muy común es la pérdida de peso, sí que en enero se nota mucho», afirman también Ángeles Martín y Diana García, responsables del gimnasio VivaGym que se encuentra en la calle María Berdiales. Una de las ventajas de este centro es que no pide ningún tipo de compromiso de permanencia a los usuarios. «Ofrecemos un acceso ilimitado sin permanencia. La gente puede entrenar todas las veces al día que quieran aprovechando el amplio horario de apertura del club», afirma Diana.

Los gimnasios ofrecen una variada oferta de actividades para salir de la monotonía. La tendencia actualmente son sesiones cortas y de una intensidad muy variada, explican las responsables de VivaGym.

«Hay una apuesta por un entrenamiento funcional. Las recomendaciones de salud han cambiado y hemos abierto el abanico de actividades con mucha diversidad en el entrenamiento, nuevos materiales e intensidades más elevadas, que incentivan a los usuarios y generan una mayor adherencia», destaca Ángeles Martín. Las actividades que aúnan cuerpo y mente, como el Yoga, también son muy solicitadas, dado que muchos usuarios buscan relajarse y salir del estrés cotidiano al que se enfrentan cada día.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los vigueses vuelven al gimnasio