Un abogado se defiende a sí mismo y logra rebajar la multa que le impusieron con un radar

El letrado alegó ante el juez que  un cinemómetro móvil de Canido tenía un margen de error


VIGO / LA VOZ

El juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Vigo redujo la multa a un abogado que se defendió a sí mismo en un juicio para reclamar que le rebajasen una multa de 300 euros por exceso de velocidad en Canido el 15 de junio. El letrado alegó que el radar móvil tenía un margen de error del 5 % por lo que, al recalcular la velocidad a la que circulaba su vehículo, el juez le rebajó en 200 euros la sanción. Además, el abogado se libró de perder dos puntos del carné.

Los hechos se remontan al 15 de junio por la tarde cuando el conductor, de profesión abogado, circulaba por el kilómetro 4,1, sentido decreciente, de la PO-325 por la parroquia de San Miguel de Oia. Un cinemómetro móvil del tipo Multanova le detectó a 71 kilómetros por hora cuando la velocidad máxima autorizada en ese tramo de Canido era de 50. El radar había superado los controles metrológicos nueve meses antes y que certificaba que funcionaba correctamente.

La Jefatura Provincial de Tráfico le impuso 300 euros de multa y la detracción de dos puntos del carné que habilita la conducción. Acompañó fotos del coche del infractor. El conductor, como era abogado, se defendió a sí mismo y recurrió la multa y alegó que Tráfico no había considerado los márgenes de error del cinemómetro empleado.

El juez llegó a la conclusión de que la infracción se comete cuando con la velocidad real a la que se circula no se respetan los límites de velocidad reglamentariamente establecidos. Por ese motivo, hay que tener en cuenta los márgenes de error de la máquina permitidos como máximo. Eso suponía que la máquina podía equivocarse en 5 kilómetros por hora, arriba o abajo. Aunque lo pilló a 71 km/h, la velocidad real sería de 72,3, pues el aparato tenía una desviación real que se descubrió en las pruebas de calibrado.

Tras hacer sus cálculos, el juez determina que el coche, favoreciendo en la duda al infractor, podría haber circulado al menos a 66 kilómetros por hora, al aplicarle un margen de error del 5 % por tratarse de un radar móvil. En ese caso, la multa que le correspondería pagar solo sería de 100 euros sin perder puntos porque circulaba a menos de 70 kilómetros por hora.

Por ese motivo, el juez anuló la multa inicial y le impuso otra más baja en la que el conductor se ahorra 200 euros y conserva todos los puntos del carné. Además, Tráfico tendrá que pagar 100 euros al abogado (e infractor) por las costas del proceso. De esta forma, la multa le saldrá gratis.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Un abogado se defiende a sí mismo y logra rebajar la multa que le impusieron con un radar