El Sergas reconoce 10 millones de deuda a Povisa para cerrar ya un acuerdo

Sanidade despeja el acuerdo para cerrar ya uno de los frentes que tiene abiertos


Vigo / la voz

El contexto de la negociación que mantienen el Servizo Galego de Saúde y el Hospital Povisa para evitar que la segunda empresa con más plantilla de Vigo entre en concurso de acreedores nada tiene que ver con el que se vivía el 28 de septiembre, el día que el centro sanitario avisó al juzgado de que entraba en preconcurso.

La presión sobre la Consellería de Sanidade es fuerte en todos los momentos del año, pero está en ebullición en el tramo final del 2018. El cansancio en atención primaria, el intento fallido de reformar la pediatría en la ley de acompañamiento a los presupuestos, el conflicto de los PAC y la huelga de médicos de Omega contra la carrera profesional traen de cabeza a la consellería. Pero en los últimos días se produjeron dos hechos. El mayor centro sanitario privado gallego lanzó un ultimátum al Sergas hace diez días: o esta semana llegaban a un acuerdo, o presentaría en el juzgado la suspensión de pagos -el plazo formal termina el día 28-. La puntilla para el Sergas llegó el lunes, con la dimisión de 23 jefes de servicio de los centros de salud del área de Vigo.

Ayer, casi al mismo tiempo que Feijoo salía en defensa de Jesús Vázquez Almuíña frente a las peticiones de que lo cese, la dirección de Povisa reconocía al comité que toda esa presión puede acelerar una solución, según fuentes presentes en la reunión.

De entrada, esta semana se ha desbloqueado uno de los puntos más importantes: la medicación de alto impacto. El Sergas ha reconocido una deuda de 9,6 millones con Povisa por este concepto, según fuentes del comité, y se ha comprometido a abonarla.

Povisa reclamaba al Sergas que le pagase estos fármacos y la administración se resistía. Interpretaban de distinta manera el concierto firmado en septiembre del 2014. El hospital incluso había puesto varias reclamaciones en vía administrativa y judicial en los últimos años. El Sergas nunca había atendido esa petición. Povisa también lo había puesto en la mesa de negociación en estos meses de preconcurso. El Sergas seguía sin atender esa petición.

Pero esta semana en la que el contexto ha variado, el Sergas sí ha accedido. Son dos operaciones: el pago de las novedades terapéuticas dispensadas entre el 2014 y el 2016 y el reconocimiento de la deuda de parte del 2016 y parte del 2017, que queda pendiente de pago. Povisa pide también el resto del 2017 y todo el 2018, pero en una carta enviada ayer a la plantilla, la gerente, María Luisa Brandt, exdirectiva del Sergas, dice a sus trabajadores que «supone una buena noticia, ya que nos permitirá hacer frente a nuestros compromisos de pago a corto plazo».

El hospital reclamaba por este concepto 15 millones, y con el espaldarazo del Sergas le quedan reconocidos 9,6. Hasta ahora, la Administración sí pagaba parte de esta medicación. Es la más cara, las novedades terapéuticas. El Sergas analizaba para qué enfermedad se usaba, qué fármacos se empleaban hasta entonces y le pagaba a Povisa las nuevas medicaciones restando el precio de las viejas. Al aceptar la deuda, admite que esta interpretación era errónea.

El ultimátum de presentar el concurso esta semana no se ha cumplido, pero Povisa ha logrado un acuerdo importante que encarrila el pacto global. Ya había acuerdos y en este momento el de la medicación de alto impacto era el mayor desacuerdo. Ahora dice que ambas partes aspiran a no tener «que volver a vernos de nuevo una situación como en la que ahora estamos».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El Sergas reconoce 10 millones de deuda a Povisa para cerrar ya un acuerdo