Vulcano necesita 15 millones para mantenerse a flote

La empresa negocia con el Santander para evitar la liquidación


Vigo

Factoría Vulcano, el astillero vigués que en el 2019 cumplirá cien años, necesita una inyección de 15 millones de euros para evitar su liquidación. De esa cantidad, más de 10 millones son para pagar a proveedores y algo más de 4 para terminar el ferri que están construyendo. La empresa está negociando con el Banco Santander la financiación, y la entidad bancaria sopesa en su comité de riesgos conceder el adelanto al astillero o dejarlo morir. «La familia Santodomingo está haciendo lo posible, y lo imposible, para salvar el astillero», señaló un portavoz de la empresa, que indicó que siguen abiertas las negociaciones con inversores turcos para que adquieran el 49 % del capital.

El presidente del comité de empresa del astillero Vulcano, Nicolás Sangabriel, ha alertado de que la situación de la empresa es «muy delicada» y que su futuro depende de una reunión prevista para mañana, viernes, en Santiago entre Xunta, la armadora del ferri que construye en sus gradas y el banco.

«Estamos con el agua al cuello, necesitamos la ayuda de todos para poder salir de esta situación», señaló Sangabriel, quien estima que para poder acabar el buque se precisan cinco semanas. «El problema es que el barco necesitaría estar listo para enero y no vamos a poder cumplir el plazo. El armador nos tendría que dar un par de semanas más para poder acabarlo, ya que está prácticamente finalizado», destacó. Fuentes de la empresa precisaron que solo faltan instalaciones eléctricas y acabados de pintura y otros detalles.

Los 72 trabajadores llevan dos meses sin cobrar y no hay perspectivas de que vayan a recibir tampoco la extra de Navidad. Sangabriel recuerda que la plantilla lleva años sometida a varios expedientes de regulación de empleo y que la situación no parece que «vaya a mejorar».

El presidente del comité de empresa considera «crucial» la reunión de mañana en Santiago, ya que «todo va a depender» de lo que salga de ese encuentro. La Consellería de Economía informó ayer por la tarde de que a la reunión han sido convocados la casa armadora, la Naviera Armas, el Banco de Santander, Pymar, el Igape, el comité de empresa y el astillero. Un portavoz de la empresa aseguró también que no tenían convocatoria oficial de dicho encuentro.

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, comentó tras reunirse con el comité de empresa, que apoya la decisión de acabar de construir el ferri que tiene en las gradas el astillero de Teis como única solución para evitar la quiebra inmediata de la compañía. «Es preciso acabar el barco para que puedan cobrar todos», subrayó. Caballero también comparte con el comité que no se tome ninguna decisión estructural en la empresa hasta que no se termine el buque.

El regidor recuerda que Vulcano forma parte de la historia de la ciudad y «también del presente». «Hay que terminar el proyecto por los 70 trabajadores, por el bien de Vigo y por el bien del naval de España», sentenció.

El barco lleva diez años en construcción, ya que se inició en el astillero de Sevilla, que fue incapaz de terminarlo antes de entrar en quiebra. Desde Sevilla fue remolcado a Vigo, donde lleva cinco años, ya que primero hubo que encontrar un armador que se hiciera cargo.

El Villa de Terón, que es propiedad de Trasmediterránea, empresa adquirida por Naviera Armas, está destinado en un principio a llevar a cabo travesías en el estrecho de Gibraltar. El barco ya ha sido probado en un viaje que llegó hasta las proximidades de Fisterra para luego bajar hasta la zona de Oporto y regresar a Vigo. A lo largo de esta singladura, las máquinas de propulsión fueron sometidas al máximo esfuerzo, con una velocidad punta de 27 nudos. El motor que tuvo un problema en el pistón ya está reparado y en perfectas condiciones, según señalaron desde la empresa.

El barco a punto de terminarse tiene capacidad para trasladar 1.200 pasajeros y 700 coches, y está valorado en casi 180 millones de euros.

Declaran inviables los astilleros Ascón y Vulcano

Lo decidía en 1984 la sociedad para la reconversión naval

La Sociedad para la Reconversión Naval de los Pequeños y Medianos Astilleros (Sorena) dictaminaba el 25 de octubre de 1984, en una reunión mantenida en Madrid para estudiar la viabilidad de los pequeños y medianos astilleros, que Ascón y Vulcano no eran astilleros viables. La decisión -que debería ser ratificada por el Ministerio de Industria- fue conocida por el Consello de la Xunta a través del representante gallego en la citada reunión y valorada como una «sorpresa muy desagradable». El entonces conselleiro de Industria, Ramón Díaz del Río, calificaba la valoración de Sorena de «discriminación flagrante y decisión muy grave para Galicia».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Vulcano necesita 15 millones para mantenerse a flote