Los comerciantes de As Travesas piden compensaciones por el daño de las obras

Las ventas de algunos negocios han s ufrido un descenso del 50 % debido a los obstáculos que hay por toda la zona


vigo / la voz

En la calle Camelias, dos tubos de PVC de color anaranjado constituyen una barrera que impide el tráfico de bajada desde la plaza de la Independencia. Forman parte de las nuevas canalizaciones que se van a instalar en la zona y que permitirán disponer de agua de mayor calidad. Son solo una parte de los tareas que se están efectuando en Álvaro Cunqueiro y que forman una corona alrededor de la plaza. Para los comerciantes, se ha convertido un corona de espinas. Piden compensaciones por el daño que se está causando a los negocios.

Las obras se han hecho en dos fases. La primera se llevó a cabo el año pasado. Arreglaron la acera interior más pegada a la plaza. Estos trabajos originaron quejas de numerosos establecimientos y se cobraron las primeras víctimas a finales del pasado verano, cuando cerró uno de los comercios. La segunda fase comenzó en octubre. A los comerciantes les prometieron que iban a estar finalizadas el 27 de noviembre, pero este plazo se ha ido demorando.

El Concello ha emitido un bando de Navidad que obliga a parar las obras el día 15. La remodelación supone la eliminación de plazas de aparcamiento de la zona azul. Aunque en teoría las obras se iban a interrumpir el día 5 de diciembre, el pasado martes no había ninguna notificación oficial al respecto. El comercio de la zona se caracteriza por su diversidad. Son tiendas de moda de gama alta, con alguna excepción, de productos de delicatesen, como casa Hermo, o algunos locales de de regalos, entre otros.

Patricia Otero estaba en el interior de su tienda con la acera semilevantada esperando a que pasase algún cliente por allí. Muchos sortean ese lado de la calle y optan por la zona que ya está terminada. «Llevo tiempo aquí, pero no sé si cumpliré los cinco años porque nos ha bajado ventas un 50 %», relata la dueña de Bohemia. Iván Rodríguez, propietario de Iván Cross, uno de los comercios clásicos de As Travesas cuenta que «las humanizaciones son buenas, pero el problema es que los trabajos se han alargado en el mes de diciembre que es el más fuerte en ventas». Rodríguez señala que las obras iban muy lentas y que tuvieron que hablar con el concejal para que se acelerasen. Lorena Gómez dueña de Culaia Cult, una tienda de moda y complementos, señala que los comerciantes «no tenemos información de cuándo van a parar». Juan Luis Hermo lamenta que durante la reforma no se haya dejado apenas sitio para la carga y descarga de productos. «Eso también elimina clientela en el barrio», se queja.

El parque infantil duplica su superficie

Un faro con dos toboganes, un barco, una pasarela de pista vietnamita, tres columpios (dos de ellos dobles), un balancín y hasta un casillero para jugar a la rayuela. Así será el nuevo parque infantil de la plaza de Independencia. Antes las casillas se hacían en la tierra con un palito, ahora se imprimen en el mullido terreno. Según los vecinos, se va a convertir en el nuevo patio de colegio de las Jesuitinas, el centro educativo más cercano. Los padres y abuelos están encantados. fotos m. moralejo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Los comerciantes de As Travesas piden compensaciones por el daño de las obras