El clan de los Balcanes caído en Barcelona usó las Rías Baixas para importar cocaína

Un excapitán del Ejército dominicano fugado de una cárcel en EE.UU. negoció con los narcos en Vigo


VIGO / LA VOZ

El serbio (de nacionalidad croata) Nenad Vincic ocupa desde hace años una posición relevante entre la mafia de Europa del Este en general y en el conocido como clan de los Balcanes en particular. Vincic es corpulento y tiene cara, atendiendo a la foto de su ficha policial, de pocos amigos. Su nombre figura desde hace tiempo en numerosos informes policiales que lo situaban, ya en España, al frente de la franquicia que su organización criminal, de las más potentes en el viejo continente, abrió hace años en Barcelona para importar cocaína, heroína o lavar dinero. Dicha facción cayó esta semana en el contexto de la operación Patrimonio, liderada por el Equipo contra el Crimen Organizado (ECO) de la Guardia Civil en Galicia, que permitió el arresto de Vincic y otras 23 personas, la intervención de 500.000 euros en efectivo, 35 vehículos de alta gama y el bloqueo de activos inmobiliarios valorados en más de 20 millones de euros.

El origen de la investigación que acabó metiendo entre rejas a un pez gordo como Vincic nació en Pontevedra bajo el nombre de operación Azúcar Moreno. Un albanés y un gallego que residían en la misma ciudad y el vecino municipio de Poio fueron los protagonistas. Las pesquisas permitieron llegar a los suministradores, ya en Barcelona, de nacionalidad albanesa y varios peldaños por encima en el organigrama del tráfico de heroína a gran escala. La caída de esta red formó parte de la operación Cromañón. Pero el trabajo de ECO no cesó ahí. También en Barcelona se llegó a una de las tres organizaciones que, o ojos de los investigadores, controlan el entrada de alijos de cocaína por el puerto de la ciudad condal que, entre otros clientes, trabajaba con el clan de los Balcanes.

Nuevos socios

Diferentes problemas -no se descartan filtraciones de investigadores a investigados- pusieron en alerta a Vincic, que decidió sondear nuevos mercados en la costa oeste española. «Esta gente tiene contactos en todos los sitios, no es solo por el dinero, tienen influencias y las aprovechan», explica un agente. Uno de los contactos era un vecino de Arousa con antecedentes por tráfico de drogas. El encargado de viajar a las Rías Baixas fue un lugarteniente de Nenad Vincic llamado Omar Fernando Megia Gil, de nacionalidad dominicana y con un historial que lo situó ostentando el rango de capitán en el Ejército de su país hasta su abandono y posterior detención por tráfico de drogas en EE.UU., en donde incluso llegó a fugarse de una cárcel. Ese encuentro en Galicia, evidenciando la toma de grandes medidas de seguridad, se realizó en un coche que no dejó de moverse por la zona sur de la provincia pasando por Arcade, Vigo o Bueu, en otras localidades costeras. El objetivo era cerrar el envío estable, ya fuera por barco pesquero, buque o velero, de toneladas de coca por la costa gallega. «Sabemos que incluso metieron tres veleros por el norte del país, pero no llegamos a tiempo», explican en la investigación.

El papel de los narcos gallegos contratados no pasaba de meros transportistas. Los contactos para negociar los envíos de coca en Colombia se atribuyen al mismísimo Nenad Vincic, por lo que la droga sería siempre de los balcánicos y los gallegos cobrarían por el porte en dinero o en mercancía. «Él llegó a Barcelona hace unos cinco o seis años, pero antes, enviado también por su organización, vivió hasta siete años en Colombia para hacer contactos y negociar alijos. La cosa le fue bien y por eso acabó en España, para gestionar los envíos de la droga a Europa o a su zona de origen directamente con las fuentes que hizo en el país productor», detallan un agente antes de añadir que Nenad Vincic se hacía pasar por un próspero empresario extranjero en la Ciudad Condal que creó en el 2017, y dejando constancia notarial, su última empresa en España (Proyectos Delta Red S.L.).

Europol

Los agentes de ECO Galicia, mucho antes de desmantelar la delegación española del clan de los Balcanes, contaban con los informes aportados por Europol sobre Nenad Vincic y su organización, tanto en España como en el conjunto de Europa: «Es una de las organizaciones criminales más importantes de Europa, están metidos en narcotráfico de varias sustancias, pero también entraron con mucha fuerza en las apuestas. También tienen mucho dinero, pero lo realmente peligroso es el poder que ostentan entre gente influyente de los países balcánicos, como empresarios de la chatarra, un negocio muy próspero desde que se descubrió que es una material perfecto para camuflar alijos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El clan de los Balcanes caído en Barcelona usó las Rías Baixas para importar cocaína