La concesión del hotel del Trega sale a concurso por primera vez en 50 años

Hay cuatro ofertas de dos empresarios de la zona, uno de Ourense con hoteles en México y otra de un grupo israelí


a guarda / la voz

El hotel con las mejores vistas del Atlántico internacional sale a concurso por primera vez en cincuenta años. Tras décadas en manos de la familia Portela, la jubilación de la actual gerente adelanta el fin de la concesión del Hotel Monte Santa Trega, que vencía en enero del 2024. La comunidad de montes de Camposancos ha ofrecido el complejo ubicado a 340 metros de altitud.

El presidente de la asociación, José Fernando Martínez, confirmó ayer que no le faltan novias a las instalaciones, cuya cesión obliga a mantener su uso hotelero. De hecho, ya tienen cuatro propuestas pese a que aún acaba de abrirse el concurso y se valorarán todas las ofertas que lleguen antes del 20 de diciembre. El establecimiento resulta atractivo para diferentes tipos de empresas. Fernando Martínez, prefiere no dar nombres hasta que se agote el plazo y la asamblea decida entre los proyectos, pero sí avanza que dos pretendientes son empresarios de la comarca y otros dos de fuera. Estos últimos son «un gallego que ya tiene hoteles en México y un gran grupo de inversión israelí que pretende no solo el hotel, sino la explotación de todo el monte, con la intención incluso de hacer nuevas excavaciones y un complejo arqueológico».

Será la junta directiva y la asamblea las que tomen la decisión sobre el inmueble de la cima pero, de antemano, Fernando Martínez se inclina hacia una continuidad que conlleve su puesta en valor. «No es solo cuestión de números, ya sabemos que solo por el privilegiado enclave el potencial es enorme, pero vamos a priorizar la proyección sostenible del monte», indicó. De ahí el precio de salida del concurso, con un canon anual mínimo de 36.000 euros sin IVA. Será una cesión a treinta años de nuevo y el destino del inmueble, con una superficie construida de 2.194 metros cuadrados, ha de ser el de servicios de hostelería y restauración. El precio de la concesión es asequible «para que haya ofertas distintas y variadas y porque, efectivamente, también hay que acometer unas obras de unos 300.000 euros para modernizar las instalaciones», señala Fernando Martínez.

El problema del abastecimiento de agua se mantiene porque nunca se ejecutó el proyecto anunciado en su momento por la Diputación para llevar agua potable a la cima del Trega. El hotel dispone de un pozo y además de camiones cisterna que completan las necesidades subiéndola desde el pueblo. Pero la comunidad de montes baraja un plan alternativo bastante viable que permitiría solventar esta situación si fuera preciso.

Se trata de un edificio imponente cuya construcción arrancó a finales de los años 30 a cargo de Rafael Rodríguez Álvarez, un emigrante retornado de Argentina, según recogió en su trabajo el estudioso local José Antonio Uris Guisande. Después lo ampliaría José Ramón Sobrino, hasta que en 1968 asumió la concesión, «por 10.000 pesetas al año», Manuel Portela Lomba, cuyos descendientes continuaron hasta ahora al frente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La concesión del hotel del Trega sale a concurso por primera vez en 50 años