«Quien debe cambiar es el hombre»

La laboralista Elvira Landín explica las tesis de los ponentes de las próximas jornada de derecho laboral de marcado perfil feminista


vigo / la voz

La abogada laboralista Elvira Landín comenzó su carrera en los convulsos años 70 y ayer participó en una manifestación de pensionistas ante el Marco. Es casi medio siglo de experiencia dedicado al derecho del trabajo pero también a la situación de la mujer. Landín ejerció ayer de portavoz de Xustiza e Sociedade para explicar el programa de este año que tiene un marcado perfil femenino porque tres ponentes son mujeres. Las Xornadas de Outono de Dereito Social comienzan el viernes en el Centro Social Afundación. Entre los ponentes está la economista Amaia Pérez, que destaca por su libro Subversión feminista de la economía, donde plantea un discurso radical contra la precariedad de la vida de la mujer y en la que enfatiza una nueva responsabilidad en la distribución de tareas necesarias, fuera del mercado. Landín explica las tesis de esta autora y de otros ponentes que intervendrán.

-¿Por qué este año el programa de las Xornadas de Outono ha tomado un perfil tan femenino?

-De seis temas, hay tres ponentes mujeres y tres hombres. Pero en el fondo del temario hay un interés por un cambio radical. Y es que [a las mujeres] el capitalismo no nos sirve porque es un fraude en sí mismo. Y otros temas que son neutrales, como la flexibilidad laboral, se alumbran con un enfoque de mujer. La ponencia más radical será la de Amaia Pérez, en la medida en la que ya no plantea mendigar subsidios para la mujer trabajadora sino replantear la vida para que merezca la pena ser vivida y compartir las tareas.

-¿Qué es lo que no le gusta a la mujer del capitalismo?

-Cuando se le conceden más derechos a la mujer como trabajadora, el empresario la contrata menos porque le sale más cara que el hombre. Esto es un sistema viciado. Necesitamos un reparto de las tareas de la vida, una reorganización radical del reparto. Es la ponencia que planteará Amaia Pérez en estas jornadas.

-Por ejemplo, si a la mujer por el mero hecho de ser mujer se le concediese una renta básica, ¿quedarían equilibrados socialmente los dos sexos?

-La renta básica es una posible solución. Lo que hay que cambiar, según esta autora, es el sentido mercantil de la vida, de que todo se arregla con dinero. La igualdad de trato no es que te paguen igual sino que socialmente te traten igual. No deben cambiar las mujeres, deben cambiar los hombres. Pero para revelar las posibles soluciones hay que asistir a la ponencia de Amaia Pérez.

-¿Qué quiere cambiar ella?

-La tesis de Amaia Pérez es muy rompedora y feminista. Dice que no debemos quejarnos de la precariedad sino que lo que es precaria es la vida de la mujer trabajadora (peor pagada, muchas horas) y se plantea si merece la pena vivir otro tipo de vida. Cree que la única solución no es pelear gota a gota por lograr mejoras salariales o de conciliación sino plantearse cuál es el tipo de vida que merece la pena ser vivida y qué tareas debemos hacer. Nos interesa vivir y hacer las cosas de otra manera.

-¿A qué tareas se refiere?

-Hay tareas femeninas no pagadas pero que son necesarias para el capitalismo. A las mujeres se las ningunea pero lo cierto es que el hombre debe ir al trabajo lavado, planchado y comido y este tiempo de cuidado al hombre es necesario para la empresa.

-¿Qué más temas se estudiarán?

-El profesor Joaquín Aparicio apostará por una Seguridad Social como derecho de la ciudadanía. No debe ser solo un derecho del trabajador sino también del ciudadano para que las prestaciones sociales se perciban sin trabas presupuestarias. Esta idea podría contemplarse en la Constitución y en la Carta Social Europea. Tan obligado sería hacer una carretera como pagar las pensiones, no mediante las cuotas sino con los impuestos. Así se mantendrá la cohesión social.

Biografía. Nació en 1945 y ejerció como abogada laboralista en los años 70, a finales del franquismo y en la Transición.

Cargos. Es ejecutiva de la asociación Xustiza e Sociedade de Galicia.

Homenajes. En el 2015, por la Fundación 10 de Marzo.

«Discriminaciones de origen o sexo que son retorcidas o veladas deben cesar o indemnizarse»

Entre los ponentes destacados de la edición 22 de las Xornadas de Outono de Dereito Laboral figura el profesor Umberto Romagnoli, presidente de la Asociación Italiana de Derecho del Trabajo. Desde su larga trayectoria profesional, conmemorará los cien años de la Organización Internacional del Trabajo y alumbrará la perspectiva actual del derecho laboral. También participan especialistas, catedráticos, jueces o profesores. El lema que las preside, siguiendo el espíritu del feminismo más lúcido que despuntó este año es: «Comprometidas co Dereito que queremos: Pan e Rosas».

-Otras ponentes serán la catedrática y expresidenta del Tribunal Constitucional, Emilia Casas Baamonde, y la magistrada del Tribunal Superior de Xustiza Teresa Conde Pumpido.

-Emilia Casas revisará la regulación del tiempo de trabajo con la flexibilización en la distribución de la jornada y el contrato a tiempo parcial. Por su parte, Conde explicará los nuevos cambios interpretativos de la jurisprudencia española y de la UE en el análisis de la sucesión de empresas y grupos de empresas, así como la reversión de los servicios públicos.

-¿Qué cambios interpretativos observan los expertos?

-Se ven discriminaciones directas e indirectas por origen, sexo, género o aspecto y pueden ser más veladas y retorcidas para las que se pide que cesen o que se indemnice. A mayores, se aprecia una diferencia entre los textos legales y los tribunales. Hay interpretaciones más mercantilistas o más democráticas. En la práctica, sin una orientación o interpretación van a seguir pasando cosas como la que nos ha caído con lo de las hipotecas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Quien debe cambiar es el hombre»