Un juzgado de Vigo condena a una entidad prestamista a pagar los impuestos y «abusivos» gastos hipotecarios

La jueza emitió su sentencia el mismo día que el Supremo, pero en sentido contrario


Vigo

Un juzgado de Vigo estima que es la entidad financiera y no el consumidor el que debe cargar con los gastos e impuestos derivados de una hipoteca, en lugar de achacarlos al cliente, como dictaminó el martes el Tribunal Supremo. La sentencia del juzgado de Primera Instancia número 6 de Vigo se firmó también el mismo día, pero con un sentido totalmente contrario, dando la razón al demandante que reclamó la devolución de todos los gastos por considerarlos «abusivos», generadores de un «desequilibrio» en el reparto de cargas de la operación, y no pactados previamente. 

El fallo firmado por la magistrada María de la Luz Álvarez Lagarón, estima que aunque el contrato hipotecario firmado por el demandante con la Unión de Créditos Inmobiliarios S.A. recogía que correspondía al cliente «todos los gastos e impuestos que se produzcan por razón del contrato», dicha cláusula «podría suponer una desproporción en contra del consumidor, al no discriminar» ningún tipo de carga hacia la entidad prestamista. La jueza subraya «el carácter abusivo» de dicha decisión, y por ello falla su nulidad, como reclamaba el despacho de abogados Martínez Barros. 

La magistrada hace ver el «desequilibrio importante» que observa entre las obligaciones del cliente y el de la entidad crediticia, aunque señala que no quiere decir que sea siempre así en todos los casos, sino que habría que analizar uno por uno para desentrañar cómo se estableció la relación contractual entre las dos partes.

En el caso se reclamaba desde el 2006 el reembolso de 1.676 euros más intereses pagados por el demandante en concepto de gastos de la formalización de la hipoteca e impuestos por actos jurídicos documentados, además de exigir una fijación de tipos de intereses menos dura, aduciendo el cliente falta de transparencia a la hora de haber sido fijados los mismos. La jueza da la razón también en este punto al demandante al estimar que la entidad no ha probado que hubiera existido realmente una negociación para establecer una tabla concreta para el cobro de los intereses.

El fallo analiza uno por uno los gastos de tramitación e impuestos de la hipoteca, señalando que los aranceles notariales corresponderían en el caso juzgado a la entidad crediticia, pues fue ella quien eligió al notario. Los gastos registrales también se los carga a la empresa en base a otro real decreto que señala que «los derechos del registrador se pagarán por aquel o aquellos a cuyo favor se inscriba o anote el derecho», en este caso la entidad financiera. El mismo sentido en el fallo se da a los impuestos por actos jurídicos documentados, basando en este caso la razón en favor del demandante en la jurisprudencia que cita del pleno del Tribunal Constitucional del 2005 y en las sentencias ratificadas por el Tribunal Supremo en la sala de lo Contencioso Administrativo en base a las tres sentencias de este otoño que dan la razón a los consumidores frente a las firmas que conceden las hipotecas. «Dado que supone trasladar al consumidor gastos que deberían correr a cargo del empresario, procede declarar por abusiva tal estipulación», escribe la jueza sobre dicho impuesto. Por último, también condena a la entidad financiera a devolver el importe de los gastos de gestoría, que también estima corresponden a la entidad y no al cliente que firma la hipoteca.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Un juzgado de Vigo condena a una entidad prestamista a pagar los impuestos y «abusivos» gastos hipotecarios