La excavación del Trega saca a la luz una casa galaica única con escaleras

Monica López Torres
mónica torres A GUARDA / LA VOZ

VIGO

M.MORALEJO

Los expertos igualan los hábitos de consumo del poblado con Híspalis o Tarraco

05 nov 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Los galaicos que vivían en el monte Santa Trega en los albores de la era cristiana, allá por el siglo I, disfrutaban de vinos traídos desde Italia y la Bética, desde donde recibían también pescados en salazón y los regaban con auténtico aceite andaluz, que ya entonces era el más cotizado. Muchos trabajaban en la agricultura, pero también en la pesca, o en las explotaciones de oro del entorno y en las salinas, era una población muy desarrollada. Son las primeras pinceladas del arqueólogo de la Diputación Rafael Rodríguez, sobre la sociedad del barrio de Mergelina, el más desconocido hasta ahora del castro y sobre el que ha trabajado en los últimos cuatro años.

Ha sido una labor ingente que ha aportado información trascendental sobre este enclave, un monumento histórico artístico nacional sobre el que se empieza a hacer justicia tras casi un siglo sin actividad arqueológica.

Ha habido sorpresas hasta el final. La última ha llegado durante las labores de restauración y consolidación en las que trabaja la firma Terra Arqueos y que acaban de rematar. «Hemos localizado una casa galaico-romana con una escalera exterior y cronológicamente está en la última fase de ocupación de todo el monte», indica Rafael Rodríguez. Es única en la provincia pero no en Galicia, con ejemplos en Lugo o en el Castro de Chano en León, que, precisamente también sacó a la luz Luis Francisco López, de Terra Arqueos.