El joven coleccionista de imágenes

Rosa Estévez
rosa estévez VILAGARCÍA / LA VOZ

VIGO

MONICA IRAGO

Mientras espera su oportunidad, Fernando Lozano graba de todo para crear un banco de tomas y planos

28 sep 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Quizás estos días se cruce con Fernando bajo las viñas de albariño. Con los brazos en alto y la espalda machacada. Y es que la vendimia era, cuando hablamos con él, la siguiente promesa laboral a la que tenía previsto aferrarse este joven arousano que, a sus 24 años, ya ha tenido tiempo de darse de bruces con la realidad. La terca, la cruda y la dura realidad de estos primeros compases del siglo veintiuno.

Fernando estudió Bachillerato Artístico, y sacó con excelentes calificaciones el ciclo superior de Realizaciones Audiovisuales. «Siempre me interesó mucho la fotografía, la imagen», recuerda. Luego, salió al mercado laboral con la mirada cargada de esperanzas, la cabeza llena de planes y anidando en el pecho la confianza de quien, hasta el momento, lo ha hecho todo razonablemente bien. «Pero entonces apareció el mundo real», cuenta Fernando. Un mundo feo, amorfo, en el que los comienzos no son, para la mayoría, sencillos.

«¿Trabajos remunerados? Algunos he tenido. Di clases de profesor de televisión, fui ayudante de montaje en varios trabajos, me llaman para grabar algunas cosas...», relata. Pequeños bocados de la realidad soñada que necesita combinar, necesariamente, con empleos de supervivencia pura y dura y con largas noches de trabajo no remunerado. Porque de esas, dice, hay muchas.