El pazo «fantasma» no tiene licencia

Tampoco aparece en el catastro, pero figura en el último plan general de Abegondo


A coruña / LA VOZ

El pazo cuya venta se anunciaba hasta hace unos días a través de varios portales webs inmobiliarios carece de licencia, según indica el Concello de Abegondo. A pesar de que el plan de urbanismo de la localidad, que fue tumbado por el Tribunal Supremo en el 2017, sí incluía la edificación, el ejecutivo local explica que actualmente no encuentra ningún informe sobre la propiedad, que tampoco aparece registrada en el catastro. Sí está otro inmueble unifamiliar edificado en la misma parcela en la que se halla la construcción que, según el anuncio, fue traída desde Negreira y vuelta a construir «con piedras numeradas», de forma que la fachada «está como la original».

En cuanto a Negreira, el PXOM de la localidad sí incluye el pazo en el catálogo de protección de bienes inmuebles en núcleos rurales. En concreto, el documento se refiere a las ruinas del pazo de Reibó. Sin embargo, de acuerdo con el anuncio en el que se ofertaba el inmueble de Abegondo, parte de sus restos fueron trasladados sin que conste ningún informe en el Concello de Negreira. Ante esta situación Patrimonio se limita a indicar que inician «un expediente de dilixencias previas para recabar información sobre o sucedido».

A pesar de que el pazo de Reibó se encontraba en ruinas desde hace varios años, tal como recogen diferentes publicaciones, hubo un proyecto realizado por el arquitecto Andrés Fernández-Albalat Lois para su reconstrucción. Según indica Albalat, el encargó le llegó sobre «1963, cuando estaba ya el pazo en ruinas, por parte de la familia Losada, descendientes del propietario original del inmueble, pero después no supe más y no se hizo nada».

La pista de los escudos

La tesis doctoral El arte en el valle de Barcala, de José Cardeso Liñares, señalaba en 1989 que el pazo permanecía en Negreira «con casi la totalidad de los muros derrumbados, pero conservándose las dos grandes piedras armeras resguardadas en un seguro lugar de la finca». Asimismo, el técnico de urbanismo de la localidad, Alfredo Varela, dice que «sabemos por esa publicación que se conservaron dos escudos y, por lo que creemos, uno de ellos podría ser perfectamente el que se encuentra ahora en la construcción de Abegondo, ya que parece muy similar al que hay en la fachada de la iglesia de la parroquia de San Martiño de Liñaio, que era igual al del pazo». Del mismo modo, desde la Asociación para a Defensa do Patrimonio Cultural Galego sostienen que el emblema que se puede observar en la edificación de Abegondo es el mismo que el de la original de Reibó.

Diferentes publicaciones revelan que el pazo de Negreira era de «planta rectangular con torre centrada», mientras que el inmueble de la localidad coruñesa cuenta con dos torres. «Lo que hicieron fue utilizar algunas piedras del original para hacer uno nuevo», indican desde la Asociación para a Defensa do Patrimonio Galego.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El pazo «fantasma» no tiene licencia