Los dueños de locales de alterne declinan las ofertas para abandonar el Casco Vello

Tres prostíbulos frenan la recuperación de la parte alta del barrio, pese a los intentos del consorcio


Vigo / la voz

El Consorcio del Casco Vello de Vigo ha intentado sin éxito convencer a los dueños de edificios donde todavía se ejerce la prostitución para que vendan sus propiedades a la entidad pública. «No han querido», explican fuentes del organismo participado en un 90 % por la Xunta y en un 10 % por el Concello. El problema afecta a la parte alta del barrio histórico.

Aunque el consorcio ha conseguido hacerse con 54 casas para reconstruirlas, los propietarios de varios prostíbulos se resisten a la venta porque el negocio les resulta más rentable. Quedan al menos tres locales conocidos donde se ejercen estas actividades. En la rúa Abeleira Menéndez se llevó a cabo una modernización de casas. Los que compraron bajos allí confiaban en que el tirón de la Pinacoteca y el arreglo de la calle y su entorno convirtiesen sus establecimientos en lugares de visita obligada. No obstante, han visto como muchos potenciales visitante rehuyen pasar por la zona. Bajando desde el Concello a mano izquierda se encuentra el local de alterne Bohemia. Frente a él ha abierto una inmobiliaria pero hubo otros emprendedores, como los de una tienda de productos gourmet o un estudio, que tuvieron que cerrar. En esa misma calle, un zaguán con un sofá desvencijado da idea de la sordidez del lugar.

En la calle Cruz Verde las prostitutas salen en busca de clientes. Ayer mismo, a las once de la mañana, se desperezan al sol mientras turistas vascos se hacían fotos. El otro local portal donde se ejerce la prostitución están en una esquina de la calle A Ferrería.

En este entorno, a pocos metros de las prostitutas, el delegado de la Xunta, Ignacio López Chaves y los responsables del consorcio visitaban ayer una de las viviendas que se ha recuperado en un barrio que no acaba de sacudirse el estigma pese a los esfuerzos. La vivienda comprada en el número 8 de Cruz Verde está siendo objeto de una concienzuda reforma por parte del ente público para la rehabilitación del Casco Vello. El inmueble tiene cien metros cuadrados de superficie y ha supuesto una inversión de 188.000 euros. La obra estará terminada en el mes de febrero, según confirmó el arquitecto Emilio Estévez. Consta de tres habitaciones. El objetivo ahora es rehabilitar otra vivienda en la misma zona próximamente. El consorcio también planea la compra de otro solar en A Ferrería.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Los dueños de locales de alterne declinan las ofertas para abandonar el Casco Vello