Cientos de personas claman por una solución para los vecinos de Paramos

Han protagonizado una manifestación para denunciar que tres meses después de la explosión que destruyó el pueblo todo sigue igual


Tui

Cientos de vecinos han protagonizado una ruidosa manifestación por las calles del centro de Tui para demandar a las administraciones que gestionen una solución para los afectados por la explosión de Paramos.

Los organizadores han preparado un comunicado en el que lamentan que han sido tres meses de miedos y angustias e incertezas para los vecinos porque la explosión les sigue impidiendo dormir y porque también las ayudas resultan insuficientes. «Nos están dando un caramelo envenenado e probablemente hipotequen o noso futuro», declaró una portavoz, en referencia a que los ingresos recibidos les obligarán el año que viene a devolver en la declaración de la renta «unas auténticas barbaridades». 

Su principal reclamación la dirigen al Gobierno central para que declare Paramos como zona gravemente afectada por una emergencia de protección civil, lo que conllevaría la exención fiscal para las ayudas. A la Diputación de Pontevedra le demandan que aporte fondos para colaborar en la zona arrasada, mientras que al Ayuntamiento le piden que agilice los trámites urbanísticos y también las obras de desescombro.

Entre los manifestantes había afectados y otros vecinos que, sin serlo, decidieron acudir para mostrar su solidaridad. Llevaban camisetas blancas y crespones negros tras una pancarta en la que se podía leer el lema «Afectados Explosións, solucións». Es la segunda vez que los vecinos de Paramos salen a la calle para mostrar su inquietud por la lentitud de los trámites y anuncian que seguirán emprendiendo movilizaciones. 

La vida de refugiados de 23 familias de Tui

mónica torres

La reconstrucción de la zona cero aún no se vislumbra tres meses después de la explosión

No hubo conflicto bélico armado, ni persecuciones religiosas o políticas, ni una catástrofe natural, pero a 31 familias de Tui les han volado sus casas y no tienen adonde volver. «Queremos ver de nuevo a los niños en bicicleta por el barrio de A Torre». La imagen que los más de 270 afectados por la explosión de un depósito ilegal de pirotecnia sueñan para su parroquia dista mucho del paisaje de desolación que ahora les rodea. Gritan en un escenario de posguerra, tres meses después, entre las montañas de escombros a las que redujeron sus vidas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cientos de personas claman por una solución para los vecinos de Paramos