Un bosque para apagar fuegos

Chandebrito erige un espacio que simboliza la lucha contra los incendios y la capacidad de recuperación de un pueblo


nigrán / la voz

Chandebrito está de fiesta. La ola de solidaridad y el empeño de sus vecinos ha ganado el pulso al devastador incendio que calcinó el 98 % del monte comunal el 15 de octubre. Con la lección bien aprendida, un espacio totalmente saneado, música y huevos con chorizo, la parroquia inauguró ayer el Bosque da Memoria.

Este espacio se enmarca en la acción Árbores de Cinza, impulsada por la asociación Galicia Ambiental con la colaboración directa de distintas asociaciones de la zona, como la comunidad de montes de Chandebrito, y otras de carácter internacional como la Fundación C&A. Este símbolo de la lucha contra los fuegos forestales es un lugar para no olvidar el pasado, pero también para proyectar sobre él acciones encaminadas a asegurar el medio ambiente. De hecho, dos mujeres de la parroquia acudirán a los colegios gallegos el próximo curso para captar más embajadores contra el fuego con su ejemplo.

De acebos a robles

Este particular Bosque da Memoria situado a los pies del castro busca, además, convertirse en una muestra de la existencia de alternativas sostenibles y viables para los bosques gallegos al estar integrado por especies autóctonas. Se complementa este espacio con una zona a modo de centro de interpretación en la que los usuarios podrán conocer más sobre las especies arbóreas del conjunto y de cómo fue esta repoblación que ha movilizado a cientos de personas.

El recinto rinde homenaje a los más de quinientos vecinos afectados por los incendios que acabaron con la vida de Angelina Otero y Maximina Iglesias. El parque se ubica en As Chans do Castro y su superficie ronda los 5.000 metros cuadrados. Incluye seis zonas con acebos, castaños, cerezos, alcornoques, avellanos y robles y un espacio central de descanso.

Árbores de Cinza culminará en octubre, con la publicación de un libro en el aniversario del incendio del pasado año. Además, se hará una entrega de dinero para comprar centenares de árboles que serán plantados en marzo y abril como colofón a la parroquia que simboliza la capacidad de recuperarse de una adversidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un bosque para apagar fuegos