Ocho amortajados en la romería de los ataúdes de Santa Marta de Ribarteme

Un madrileño de 40 años vino ofrecido como promesa porque su padre sobrevivió a una grave enfermedad


Vigo

Los devotos de Santa Marta de Ribarteme, en As Neves, han celebrado esta mañana su mundialmente famosa «romería de los cadaleitos» con un desfile de ocho ataúdes (tres vacíos) con los ofrecidos vivos en su interior, una cifra muy elevada respecto a otros años. En principio había nueve ataúdes pero el número 5 «falló» en el último momento. Varias de las amortajadas son mujeres.

Aunque cada promesa es un mundo, los familiares de los ofrecidos contaron algunas.

«Un joven de Madrid ha venido como ofrecido porque su padre superó una grave enfermedad, prometió que si se salvaba iría en el ataúd y nosotros lo llevaremos en hombros», dicen unos jóvenes vecinos de As Neves junto a los ataúdes vacíos. Otra mujer, con un cirio en la mano, dijo: «Estoy muy nerviosa, lo hago por mi sobrino, estoy aguantando un tendón». También participaron una señora que hizo todo el tramo de rodillas y otro en silla de ruedas.

Un periodista, ahora organizador de la asociación de Santa Marta de Ribarteme, hizo de guía a un equipo de televisión alemana que intenta entrevistar a algún amortajado pero sin éxito ya que estos prefieren guardar el anonimato.


Los amortajados fueron llevados a hombros de familiares y amigos en una procesión que dio la vuelta al campo de la Iglesia. Son peticionarios que solicitan la intervención de la Santa para ayudar al propio ofrecido o a un familiar con una enfermedad grave. En la procesión también fueron personas arrodilladas o cantando.

Este año, la romería atrajo la atención de la televisión mexicana Televisa, una cadena rusa y otra alemana, así como diversos canales nacionales, según explicó el párroco Alfonso.  En años pasados, uno de los ofrecidos era un joven que había sufrido graves quemaduras y perdió varios dedos.

Antes de empezar la misa del mediodía había cientos de coches aparcados en los márgenes y andenes de la carretera comarcal que conduce a la iglesia. Muchos devotos optaron por ir caminando por la carretera ante la imposibilidad de avanzar en coche debido al embudo de tráfico. En las inmediaciones, se colocaron puestos de pulpo, rosquillas y norias de feria. El paisaje de As Neves aún está marcado por los incendios de octubre que devastaron el municipio.

El tiempo nuboso animó la afluencia de público, más numerosa que el año pasado, que fue muy caluroso y obligó a usar abanicos a los ofrecidos en los ataúdes. En esta edición, algunos usaron a abanicos o toallas para protegerse los ojos.

«Veu xente de lonxe», dicen unos feligreses.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ocho amortajados en la romería de los ataúdes de Santa Marta de Ribarteme