Makelele se coló en casa de una vecina a ver la tele después de matar a su padre

Una jueza de Miami envía a prisión al boxeador, que ya cumplió cárcel por el doble accidente mortal de Vigo


VIGO / LA VOZ

El púgil profesional George Sosa, el Terrible Sosa, conocido en Vigo como Makelele, tenía previsto boxear en Miami el día 24, pero no podrá subir al ring porque su última pelea la libró el pasado sábado con su padre, Jorge Luis, de 71 años, al que supuestamente mató a golpes en el cuello en un apartamento de dicha ciudad estadounidense. Tras el parricidio, se tumbó en la cama de una vecina y se puso a ver una película en la televisión. Ingresó en prisión sin fianza el lunes acusado de un asesinato en segundo grado (equivalente a homicidio en España) y robo con allanamiento de morada. Espera ahora el juicio y se expone a una pena de cadena perpetua.

Este es el tercer muerto que Makelele carga a sus espaldas con solo 31 años. En el 2008, él y otro conductor causaron un doble accidente de tráfico mortal en la calle Jenaro de la Fuente, en Vigo, en el que murió un matrimonio. Tras ser condenado, se fugó a Santo Domingo y allí amigos de su padre lo ayudaron a entrenarse y lo convirtieron en una promesa en el ring. Dio el salto a Estados Unidos, en un gimnasio de Filadelfia, en Pensilvania, donde residió con su esposa viguesa y un hijo. Una de sus últimas peleas oficiales fue en Puerto Rico en el 2014, pero la Interpol lo devolvió a España y cumplió los tres años de prisión por el doble homicidio por imprudencia grave en Vigo. Tras quedar libre en el 2016, reinició su carrera como boxeador profesional, pero cosechó muchas derrotas y su puesto en la clasificación americana se desplomó.

Hace dos semanas, el 17 de febrero, cayó derrotado en el ring en la ciudad texana de El Paso. Dos días después, la web deportiva Realcombatmedia.com publicó un artículo titulado «El extraño caso de George el Terrible Sosa», donde analizaba sus últimas derrotas y la reciente cancelación de un combate importante en Bethlehem, en Pensilvania. Sosa es famoso en Estados Unidos por su récord de victorias y empates 15-12-1, pero en el artículo le reprochaban que la mayoría las obtuvo como debutante.

Los vecinos de Miami creen que luego viajó a Cuba. Faltaban tres semanas para su próximo combate, que se iba a celebrar en el centro de convenciones del aeropuerto internacional de Miami, ciudad en la que residía su padre. Iba a pelear con el exretador mundial Tommy Browne, The Titan, de Australia.

De Pensilvania a Florida

Hace días, Makelele voló a Florida y visitó a su padre, que vivía en un apartamento de la Pequeña Habana. El padre, afroamericano, se casó con una viguesa en EE. UU. hace tres décadas. Makelele nació en Nueva Jersey, pero cuando el matrimonio se separó la madre se lo llevó a Vigo. Al regresar a América, padre e hijo retomaron el contacto.

El edificio donde ocurrió el crimen ocupa un cruce entre la Séptima Avenida y la Calle 3. Los vecinos no habían visto antes por allí al joven y suponían que había vuelto de Cuba. Makelele reside habitualmente en un pueblo próximo a Filadelfia, en el estado de Pensilvania. Por razones de su carrera profesional, viaja a Santo Domingo o a Cuba a pelear.

Todo apunta a que la convivencia entre el recién llegado y su progenitor no fue buena. Según el atestado de la policía de Miami, padre e hijo discutieron. Un vecino contó que la víctima cambió de lugar la ropa de su vástago, lo que molestó a Makelele. En el posterior altercado, supuestamente propinó hasta tres golpes en el cuello a su padre o incluso presionó su garganta y lo estranguló, según deduce la jueza del tribunal de fianzas Mindy S. Glazer. Un testigo oyó en el apartamento unos gritos en español que decían: «¡Ayúdame!».

Tras el crimen, Makelele se coló en el apartamento de una vecina, que se había ausentado para ir a un aseo comunal del edificio, y se acostó a ver una película en la televisión. Según la crónica de NBC6, la inquilina, Magalí Ochoa, se topó con Makelele «relajado» en su cama y le preguntó: «¿Qué estás haciendo aquí? ¿Quién eres?». El joven le replicó: «Estoy viendo la televisión». La versión de Telemundo51 dice que contestó: «Viendo una película». La mujer, incrédula, le replicó: «Tú estás loco». Luego, bajó al primer piso a pedir ayuda a la policía.

Los agentes registraron el edificio y en el apartamento colindante hallaron el cadáver. Atando cabos, los policías se dieron cuenta de que el hijo de la víctima y el intruso que había visto la vecina eran la misma persona y lo detuvieron. Según las crónicas, quiso tapar con una cortina al fallecido. Makelele tiene un abogado de oficio. La magistrada, en tono irónico, comparó este caso con el libro infantil Ricitos de oro y los tres ositos, porque el niño se metió en su cama.

Su abogado en Vigo: «Hacía tiempo que no sabía nada, es increíble»

El abogado penalista Guillermo Presa no daba crédito ayer a lo ocurrido con su antiguo cliente Jorge Luis Sosa. En Vigo lo defendió en varios juicios. En uno logró que lo absolvieran de amañar la nómina de su madre para comprar una videoconsola en un híper. En otra vista, Makelele compareció por circular en un «quad! a gran velocidad perseguido por la Policía Local. Presa también le representó en otra vista en la que le imputaron el circular en moto pese a que la jueza le había prohibido usar vehículos de motor tras el doble accidente mortal de Jenaro de la Fuente. Makelele insistía en su inocencia, pidió el indulto y se fugó. El letrado afirma que hace tiempo que no sabía nada de él: «Ya no teníamos contacto. No conocía a su padre y me parece increíble lo que ha ocurrido».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
33 votos
Comentarios

Makelele se coló en casa de una vecina a ver la tele después de matar a su padre