Un nuevo sistema permite al hospital Cunqueiro atender antes los ictus

El 061 se coordina con los neurólogos para que estos esperen en urgencias al enfermo


Vigo / la voz

Los neurólogos persiguen el objetivo de atender los infartos cerebrales lo antes posible. En ese camino, acaban de implantar una nueva medida con el 061. Se trata de un sistema que consiste en que la ambulancia avise al neurólogo de guardia cuando recoja a una persona que acabe de sufrir un ictus, para que el médico pueda ir examinando su historia clínica antes de que llegue al hospital. «El objetivo es que los neurólogos estemos esperando al paciente ya en el servicio de urgencias», explica el doctor Joaquín Sánchez Herrero, de la unidad de ictus del Cunqueiro.

La cuestión puede parecer simple, pero tiene su importancia. El mejor tratamiento que puede recibir un paciente cuando un trombo tapona el riego sanguíneo en el cerebro es la fibrinolisis, que es un medicamento que disuelve el coágulo. Pero solo se puede administrar dentro de las primeras cuatro horas y media. Así que el tiempo corre en contra. «Ahora estamos atendiendo en una media de trece minutos desde que el paciente entra en el hospital», dice Herrero. A los neurólogos los avisan cuando el enfermo llega a urgencias.

Si esos trece minutos se reducen a cero se habrá ganado mucho. «No podemos dar la impresión de que como tenemos cuatro horas y media podemos ir con tranquilidad: las probabilidades de obtener un beneficio del tratamiento en los primeros 90 minutos son tres veces superiores que entre las tres y las cuatro horas y media», dice el neurólogo. Así que trece minutos son muchos minutos.

Sobre todo si se tiene en cuenta que el cronómetro empieza a correr mucho antes de llegar al hospital. Lo hace cuando el paciente empieza a notar que no habla bien, que no es capaz de sonreír porque un lado de la cara está paralizado o que no puede mantener los dos brazos levantados. Son las señales del infarto cerebral, pero no todo el mundo se da cuenta de que no es normal y llama al 061 para que una ambulancia lo traslade al hospital. De media, transcurren 96 minutos desde que el enfermo sufre un ictus y llega al hospital.

Pero los médicos no pueden hacer mucho para reducir ese tiempo, porque depende, básicamente, de que el paciente detecte lo que está pasando. En lo que sí pueden hacer es en reducir las esperas una vez que el enfermo entra dentro del sistema. Por eso, los responsables de la unidad de ictus del Cunqueiro, José Luis Maciñeiras y Joaquín Sánchez Hierro, se reunieron ayer con responsables del 061 para hablar sobre el sistema de preavisos.

El Chuvi tiene una unidad de ictus desde octubre del 2015, poco después de la apertura del Álvaro Cunqueiro. Entre 2016 y 2017 ingresó a 1.399 personas. No todas reciben el tratamiento fibrinolítico (o trombolítico). Se indicaron para 235 enfermos, a otros 87 se les extrajo de forma mecánica. El resto son monitorizados y también se benefician de la unidad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Un nuevo sistema permite al hospital Cunqueiro atender antes los ictus