Piden cinturones de seguridad en los autobuses

Padres del colegio Altamira de Salceda lideran una campaña por la seguridad en el transporte escolar


salceda / la voz

Cualquier medida de seguridad es poca cuando se trata de la seguridad de los más pequeños. Y cuando se suben al autobús para dirigirse al colegio, normalmente no cuentan con ningún sistema de protección contra los impactos. Los cinturones de seguridad también sirven para salvar vidas cuando se viaja en transporte colectivo.

Esa es la idea que inspira a un colectivo de padres y madres del colegio Altamira de Salceda, que han iniciado una campaña en la plataforma Change.org para que las administraciones obliguen a las concesionarias del transporte público a colocar cinturones de seguridad en todos los asientos de los autobuses. De esta forma, se podrían evitar muchos daños en el caso de que los autocares sufran algún accidente. Los sistemas de sujeción impedirían que los niños salieran despedidos de sus asientos ante una eventual colisión, frenazo inesperado o salida de vía. La iniciativa, que ya ha reunido cerca de 700 firmas de apoyo en Internet, se mantendrá activa hasta que las autoridades otorguen una respuesta favorable.

«¿Cuánto vale la vida de nuestros niños?», es el título de la petición que están compartiendo a través de las redes sociales. Representan a los 600 alumnos que estudian en este colegio público y que tienen unas edades comprendidas entre los 5 y los 12 años. «Sabemos que hay leyes que permiten esta situación a las empresas, pero no creemos que sea ni adecuado ni justo para nuestros hijos. ¿Porqué se permite que haya niños que no lo lleven y según qué centros sí», se preguntan. Los miembros de la asociación de padres entienden que la seguridad es una cuestión puramente económica que no están afrontando las empresas de transporte. «Creemos que las leyes que respaldan semejante irresponsabilidad deberían ser modificadas y adaptadas a los avances disponibles en la actualidad», manifiestan.

Defensor del pueblo

El colectivo de padres ha recurrido al Defensor del Pueblo para exponerle este problema. Su respuesta ha sido que la inexistencia de cinturones y sistemas de retención tendrá una definitiva solución el 1 de septiembre del año 2023, cuando finalmente dejen de circular los autobuses más antiguos con esta carencia. El defensor considera que las administraciones competentes deben buscar una solución a la mayor brevedad posible, «no dejando que el problema se resuelva por el mero transcurrir del tiempo».

Por este motivo, ya ha planteado la revisión del real decreto sobre las condiciones de seguridad en el transporte escolar y de menores y otras normas que estén relacionadas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Piden cinturones de seguridad en los autobuses