El guiño vigués de Almada Negreiros, pionero del modernismo en Portugal

José Luis Mateo Álvarez INSTITUTO DE ESTUDIOS VIGUESES

VIGO

Oporto alberga una exposición del artista más importante de la vanguardia portuguesa

20 feb 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

José de Almada Negreiros: desenho em movimento es el título de la exposición que el Museu

Nacional de Soares dos Reis en Oporto alberga desde el pasado 30 de noviembre hasta el 18 de marzo del 2018. La exposición complementa la realizada en la primavera pasada en la Fundación Calouste Gulbenkian de Lisboa.

Almada Negreiros (1893-1970) fue el artista más importante de la vanguardia portuguesa por su larga trayectoria, su activismo y un repertorio que le llevó por el dibujo, la pintura, el teatro, la novela, la poesía, la tipografía, el ballet... Desde su primera exposición de dibujos (1913) y su participación en la revista Orpheu (1915) junto a Pessoa y otros, Almada se erigió en un artista singular. No dudó en enfrentarse al gusto conservador de su época, como demostró en su famoso Manifesto Anti-Dantas, o en subirse a un palco del Teatro de la República para pronunciar el Ultimatum Futurista ás Geracoes Portuguesas do Século XX (1917) e iniciar junto al pintor Santa Rita lo que fue el movimiento modernista portugués. En ese período, gracias a Amadeo de Souza, entró en contacto con el matrimonio Robert y Sonia Delaunay, que vivieron en Vila do Conde refugiados de la Primera Guerra Mundial.

En mayo de 1916 le escribía desde Lisboa a Sonia Delaunay, entonces residente en Vigo, sobre el impacto de Zenith, un poema de Cendrars interpretado por Sonia. Aquella carta en verso expresaba su admiración por la artista a la vez que le prometía el próximo envío de su Manifiesto Anti- Dantas dedicado. Meses después, Almada publicaba un cuento futurista titulado K4, o quadrado azul, coeditado con Amadeo de Souza-Cardoso, en el que introducía un matasellos de correos de Vigo, seguramente impreso en una de las cartas que la artista le envío desde nuestra ciudad.