Un plan minucioso hacia Kona

Clasificarse para el mundial de larga distancia y reunir 80.000 euros, retos del triatleta Gustavo Rodríguez

.

Vigo / La Voz

El triatleta tudense Gustavo Rodríguez se ha metido en un «fregado» -según su propias palabras- que centrará su trayectoria deportiva durante los próximos dos años. En el 2019 cumplirá los 40, un año no solo marcado por la efeméride personal, sino también por el mundial que se celebrará en Pontevedra y el de larga distancia de Kona (Hawái). Son los principales objetivos que guiarán sus pasos en este 2018 «de transición». «No sé si luego seguiré compitiendo, pero como mínimo quería llegar hasta ahí. Si lo dejo sin haber al menos peleado por estar sé que me iba a quedar esa espina», confiesa sobre el Ironman.

Presupuesto

Entre 70.000 y 80.000 euros

Cuenta Gustavo que para completar una temporada normal se necesitan alrededor de 40.000 euros. Pero la suya va a tener poco de convencional dado lo ambicioso de los objetivos, y eso implica sumar costes hasta la cifra que estima que va a necesitar, y que oscila entre los 70.000 y los 80.000 euros. Años atrás, ya tuvo una intentona fallida. «Entonces no se pudo, pero ahora hay posibilidades reales también en lo económico», afirma. Pendiente de concretar acuerdos apalabrados y de llamar a nuevas puertas con la esperanza de que se sigan abriendo, a día de hoy celebra que les están haciendo más caso. «Si al final no se puede, al menos que el motivo no sea económico. En ello estamos», dice.

Clasificación

Un cambio de sistema del que sale beneficiado

Cuando Rodríguez ya tenía decidido emprender esta aventura, trascendió un cambio sustancial en el sistema de clasificación para Kona, que hasta ahora era por puntos y que pasa a determinarse en función de los puestos. Lejos de alterar sus planes, cree que la modificación le beneficia. «Antes hacía falta estar corriendo carrera a carrera todo el circuito, lo que exigía un presupuesto mayor», analiza. Ahora supone «jugártelo a una carta», eligiendo unas pruebas concretas sin margen de error. «Prima más el aspecto deportivo que el presupuesto», recalca.

Calendario

Pruebas seguras más otras por definir

El calendario del 2018 aún no está del todo definido, pero el tudense ya da algunas pistas de por dónde pueden ir los tiros. No hay duda de que en la primera parte del año se centrará en la media distancia, con pruebas del calendario nacional como el de Bilbao, donde siempre ha obtenido grandes resultados. Es muy probable también que esté en Roma antes de tomarse un descanso en el mes de junio. «Después pensaré en la clasificación para el mundial con el Campeonato de España en Pontevedra y haré alguna prueba pensando en Kona, probablemente Gales o, si no, Malasia», señala.

Preparación

Cinco horas de entrenamiento diarias

Gustavo entrena una media de cinco horas diarias, aunque pueden llegar hasta las siete. En general practica natación de lunes a viernes, combinado con carrera y gimnasio unos días y bicicleta otros. «Los fines de semana se aprovecha para la bicicleta y también para carreras largas en transición con la bici», describe una semana tipo que varía en función de la época del año, llegando en ocasiones a trabajar las tres disciplinas que aúna su deporte en la misma jornada.

Concentraciones específicas

Las concentraciones en altura son parte clave de la preparación. El tudense pasó el mes de diciembre en Sierra Nevada y en febrero prevé desplazarse a Mar de Pulpi. En junio prevé repetir en Sierra Nevada o bien elegir Navacerrada, donde también tiene ya experiencia. «Cada concentración es un mes fuera de casa, ajustando y trabajando detalles que al final se notan», finaliza el triatleta.

Votación
6 votos
Tags
Comentarios

Un plan minucioso hacia Kona