El Rápido sobrevive al diluvio

Los de Borja Jiménez empatan ante el Tavalera en un partido marcado por la lluvia y el viento, que conviertieron el terren de juego en impracticable


Vigo

Reparto de puntos en el Baltasar Pujales en un partido en el que tanto Rápido como Talavera quisieron, pero ninguno de los dos pudo. El colegiado estuvo hasta pocos minutos antes de comenzar el choque inspeccionando las condiciones del terreno de juego para valorar una posible suspensión, y aunque decidió que se jugara, la lluvia y el viento convirtieron el duelo en un suplicio para todos los presentes donde el fútbol brilló por su ausencia. Era imposible practicarlo.

El primer tiempo resultó un verdadero esperpento. Los fortísimos vientos, por un lado, y lo encharcado que estaba el terreno de juego, por otro, hacían que los futbolistas no supieran por qué alternativa decantarse entre jugar por arriba o por abajo a la hora de poner el balón en juego. Les costaba encadenar dos pases seguidos porque cada vez que un futbolista trataba de entregar un balón a un compañero, la trayectoria de ese envío era siempre impredecible.

Les costaba incluso a los guardametas detener el balón para sacar de portería, lo mismo que controlar el banderín de córner cada vez que tocaba sacar de esquina. Que tampoco fueron muchas ocasiones, sobre todo en el primer tiempo, porque a los dos equipos les costaba horrores pasar del medio del campo, con constantes balones rifados y una alternancia total de balón sin que ninguno de los dos equipos lograra controlar en absoluto el partido.

Al final, el viento sería el factor determinante. Los de Borja Jiménez disponían de él a su favor en el primer tiempo y poco a poco fueron protagonizando las primeras aproximaciones, muy tímidas y casi siempre con Carlitos y Anderson como futbolista clave. El más mínimo acercamiento al área rival era noticia en un partido donde parecían no pasar los minutos. Justo antes del descanso, y cuando todo apuntaba a un 0-0, una espectacular volea de Deivid sorprendió a Machuca para hacer el 1-0.

Al principio del segundo acto la lluvia dio una pequeña tregua y cambió momentáneamente la cara del partido, que aumentó en dinamismo. Salió mejor el Talavera, que pasaba a tener de su lado el factor viento, y buscó el empate, que logró Melchor a falta de media hora y tras varios avisos. El Rápido, incapaz de pasar del centro del campo, parecía dar el empate por bueno cuadno en el últimos suspiro Melchor tuvo el 1-2. Finalmente, empate y otro punto en el casillero de un Rápido que se consolida como revelación del curso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Rápido sobrevive al diluvio