La carta de un policía atrapado en el infierno de Chandebrito: «Hubo compañeros que desenfundaron la pistola para morir sin sufrir»

El patrullero de un Zeta, padre de dos hijas, relata las penurias que sufrieron atrapados tres horas en un voraz incendio y pide perdón por no poder hacer más por las dos víctimas

;
«Hubo compañeros que desenfundaron la pistola para morir sin sufrir» El patrullero de un Zeta, padre de dos hijas, relata las penurias que sufrieron atrapados tres horas en el voraz incendio de la parroquia de Nigrán y pide perdón por no poder hacer más por las dos víctimas que fallecieron dentro de una furgoneta

VIGO / LA VOZ

El sindicato UFP ha dado a conocer la carta abierta de un policía nacional atrapado durante horas en el infierno de Chandebrito, en Nigrán, zona de jurisdicción de la Guardia Civil y donde fallecieron dos mujeres en un coche. Un total de 16 agentes se quedaron acorralados por el fuego, algunos hasta tres horas, y la UFP ha solicitado que se les condecore por sus méritos y valor, una petición a la que los altos mandos de la comisaría se han mostrado receptivos.

El agente, que prefiere guardar el anonimato, relata que estaba de vacaciones disfrutando de sus hijas cuando lo convocan en comisaría porque sus compañeros están sobrepasados por los incendios. Fue destinado a una zona lejana a la ciudad y en demarcación de la Guardia Civil, donde colaboró con los medios disponibles. Pero de repente «nos mandan a otro sitio donde la cosa es crítica». 

Durante más de dos horas, los patrulleros desalojaron casas y evacuaron a vecinos a bordo de los coches patrulla o Zetas.  «Nos peleábamos con la gente que no quería dejar su domicilio (llegando a encerrarse y a esconderse dentro), la cosa se pone muy muy jodida y estamos a punto de ser rodeados por varios frentes de fuego con llamas de más de 20 metros de altura», afirma el agente.

Según su relato, tres dotaciones fueron delante para comprobar si la única salida que, sospechan, puede ser viable está en condiciones. A mitad de camino les dicen que huyan rápido del lugar «porque la cosa esta muy fea». Cuando llevan un kilómetro recorrido «un golpe de fuego nos envuelve y nos obliga a retroceder mientras los tres coches que van delante casi no salen». Volvieron al punto de partida y se encontraron rodeados de «fuego por todos lados y humo que no nos deja ver a más de un metro delante nuestra».

Solicitaron urgentemente y de forma desesperada que les sacasen de allí pero los bomberos no podían acceder.  «Tras más de 3 horas encerrados y aguantando como podemos conseguimos salir. Resultado: muchísima gente desalojada y salvada de aquel infierno, casas salvadas, zetas con partes derretidas y, desgraciadamente, 2 muertos», dice.

El agente, ya a salvo, responde a las críticas de familiares de las víctimas que los culpan de «echarlas al fuego», lo que «nos deja un poco hechos polvo». «Todos los que allí estuvimos tenemos la conciencia muy tranquila. Hicimos lo que pudimos, poniendo en riesgo nuestras vidas por salvar la de ellos. Inclusive hubo compañeros que llamaron a su familia para despedirse o desenfundaron la reglamentaria por si se avecinaba el desastre morir sin sufrir (para que os hagáis una idea de los momentos que allí vivimos)».

El agente dio el pésame a la familia de las personas fallecidas y «les pido perdón por no poder hacer nada más. Tengo mal cuerpo pero fue imposible hacer más». Agradece la ayuda de sus compañeros y de dos jefes que estuvieron con ellos en primera línea y «dándonos ánimos». 

La UFP pide una medalla para los policías que rescataron vecinos en Chandebrito y salieron vivos de «milagro»

E. V. PITA

El sindicato desmiente que los agentes abandonasen a su suerte a las dos mujeres carbonizadas y recuerda que en los incendios de Portugal ya hay más de 30 fallecidos

La Unión Federal de Policía (UFP) va a solicitar a la Dirección General de la Policía que reconozca el «valor, sacrificio y abnegación» de la labor desinteresada de todos los policías que trabajaron «duramente» el domingo. Reclaman también que las autoridades convoquen cursos de formación y especialización en tareas de investigación y extinción de incendios, al menos para las Comunidades Autónomas como Galicia «donde se producen año tras año y de manera repetida» incendios forestales.

Según la UFP, fueron «instantes duros» para nuestros compañeros, de relatos «estremecedores» de alguno de ellos, despidiéndose de sus seres queridos o empuñando el arma para pegarse un tiro si la crueldad de las llamas iba a terminar con sus vidas. «Fue un milagro que hubieran podido salir todos vivos de allí, policías y ciudadanos a los cuales iban a rescatar y desalojar», dijo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
115 votos
Comentarios

La carta de un policía atrapado en el infierno de Chandebrito: «Hubo compañeros que desenfundaron la pistola para morir sin sufrir»