«Las auxiliares somos el soporte empático del paciente ingresado»

Ángel Paniagua Pérez
Ángel Paniagua VIGO / LA VOZ

VIGO

Ha recibido un premio por su método para registrar los cuidados invisibles

15 jun 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace dos años, cuando preparaba un curso, la auxiliar Beatriz Iglesias se dio cuenta de que había maneras para no desperdiciar toda la información que se genera en la habitación de un paciente y que es útil para constatar su evolución. Habitualmente, en las plantas de hospitalización, queda un registro de cuestiones técnicas como la tensión arterial o la diuresis, pero no de otros cuidados que también son importantes. Con la enfermera Sol Cid imparte un curso sobre cómo recoger en la historia todos esos cuidados, llamados invisibles, y su trabajo le ha valido el primer premio de las jornadas de auxiliares de enfermería.

-¿Qué son los cuidados invisibles?

-Son cuidados que no se registran en gráficas, porque no se pueden reflejar numéricamente. Son temas como si el paciente está inquieto, preocupado, si le ayudas en el confort de la habitación para que no tenga ruidos o se pueda mover, si le das información, si procuras que se relacione con otros pacientes, o si está solo o acompañado.

-¿En qué medida ayudan en la evolución clínica del paciente?

-Proporcionan autonomía. Le ayudan en el conocimiento de su enfermedad y en sus autocuidados. Cuando refiere que siente un dolor, es importante dejar constancia, porque puede ser significativo. Puede ser, por ejemplo, que cuando vaya el médico se le olvide comentárselo, pero que a ti sí te lo diga. O si está inquieto de noche y tienes confortarlo. Influye en su autonomía dentro del ámbito hospitalario.