La Justicia china cerca al jefe de Sonangol, la petrolera que controla los astilleros Rodman

Sam Pa, detenido por corrupción, estaría ya en libertad y con planes de hacerse próximamente con el 80 % del grupo gallego


El empresario chino Sam Pa ya estaría en libertad, aunque en paradero desconocido, después de ser detenido e interrogado por las autoridades chinas por su presunta participación en una trama corrupta vinculada al negocio del petróleo en África.

El máximo directivo de China Sonangol, la petrolera que controla el 60 % de dos los astilleros del grupo gallego Rodman (Metalships & Docks y Rodman Lusitania), fue apresado el pasado 8 de octubre. Ahora tiene marcada en su agenda una estancia en Vigo los días 21 y 22 de octubre para avanzar en la toma de control de ambas empresas, hasta elevar su participación en un 80 %.

Así lo han asegurado fuentes conocedoras de los planes de inversión del magnate que, el pasado verano, presentó también una oferta por el astillero vigués Hijos de J. Barreras que, según sus propietarios, fue desestimada.

La compañía que preside Manuel Rodríguez emitió ayer un comunicado desvinculando sus empresas del magnate chino. «No ostenta ninguna posición, ni como accionista ni administrador, ni ejecutivo ni consultor, ni ningún otro cargo en Metalships, ni en ninguna empresa del grupo Rodman», manifestó. Según esta explicación, «Sam Pa actuó como advisory de la empresa compradora del paquete accionarial en Metalships», la compañía CS Europe Investiment Ltd., con sede en Singapur y propiedad al 100 % de China Sonangol International de Singapur.

El diario londinense Financial Times citaba ayer a un abogado de China Sonangol que afirmaba que esta compañía «no tiene proyectos activos» con Sam Pa y que «no ha estado en contacto con él recientemente». El letrado revela que han intentado hablar con Sam Pa tras la noticia de su detención, sin éxito.

Trama corrupta

¿Qué es lo que ha llevado a Pa ante la justicia china? El diario económico pekinés Caixin daba cuenta ayer de la detención por su implicación en una trama corrupta de cientos de millones de dólares que salpica de lleno a la compañía estatal angoleña de petróleo Sonangol y a Sinopec, una de sus participadas.

Sam Pa tiene nacionalidad angoleña y británica y, entre otros nombres, últimamente es conocido como António Sampo Menezes. Su detención se produjo un día después de que los medios estatales chinos anunciaran que la unidad anticorrupción del Partido Comunista investigaba desde hace meses al gobernador de la provincia de Fujian y antiguo presidente de la compañía Sinopec, Su Shulin.

El rotativo Caixin sostiene que las investigaciones a Su y la prisión de Pa están relacionadas.

Según este medio, Sinopec actuó como socio del holding empresarial Queensway, cuya cabeza visible es Sam Pa. Entre los asuntos que intenta indagar la Justicia china figuraría un contrato de construcción en Angola de 5.000 millones de dólares.

En el año 2004, Sinopec adquirió derechos de explotación petrolífera a lo largo de la costa de Angola con una compañía de nombre China Sonangol, hasta ese momento desconocida, con sede en Singapur. El 70 % de esta última firma pertenece al grupo Queensway, es decir, a Sam Pa; y el 30 % restante a la compañía estatal angoleña Sonangol.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

La Justicia china cerca al jefe de Sonangol, la petrolera que controla los astilleros Rodman