El nuevo hospital hará en un camión sus primeras resonancias

Ángel Paniagua Pérez
Ángel Paniagua VIGO / LA VOZ

VIGO

JORGE PÉREZ

Al Sergas no le dará tiempo a instalar la máquina en el interior

15 jul 2015 . Actualizado a las 18:59 h.

Los retrasos en la compra del equipamiento para el nuevo hospital de Vigo impedirán que el centro sanitario pueda empezar su actividad haciendo resonancias magnéticas dentro de sus instalaciones. Tendrá que estar al menos dos meses realizando esas pruebas radiológicas en la resonancia móvil de la empresa pública Galaria, un camión que da servicio a los hospitales comarcales de Galicia porque no tienen estos aparatos. Ese camión se instalará también, de forma provisional, en el hospital más moderno de la comunidad.

Un doble problema ha conducido a esta situación. Por un lado, están las impugnaciones a la compra del equipamiento necesario para el nuevo hospital. Prácticamente todos los expedientes han sido recurridos ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales y la mayoría siguen bloqueados. La compra de la nueva resonancia del Chuvi se incluye dentro de un contrato de alta tecnología para toda Galicia. Fuentes sanitarias dan por hecho que el recurso está a punto de resolverse de forma favorable al Sergas. Pero, de entrada, ha estado varios meses paralizado.

La segunda parte es que la adjudicación del contrato no lo arregla todo. Después la empresa tiene unos dos meses para suministrarla y, además, la instalación de una resonancia es un proceso complejo, que obliga a realizar una obra civil en el interior del propio hospital. Así que, aunque esta misma semana se levante el recurso contra la compra, como puede ocurrir, no habrá tiempo para que pueda instalarse en el tiempo necesario.