La Policía Local desaloja de la rotonda de Coia a opositores al barco

El Concello inició el asfaltado por la mañana sin previo aviso y provocó un enorme atasco de tráfico todo el día

Después paralizaron el asfaltado y fueron desalojados por la policía.
Después paralizaron el asfaltado y fueron desalojados por la policía.

vigoa / la voz

Atasco de tráfico todo el día y nuevos incidentes y protestas por la tarde, que incluyeron la paralización de las obras a última hora. El gobierno municipal tiene prisa por acabar las obras de la rotonda y ayer decidió darles un empuje sin aviso previo.

Pasadas las ocho de la tarde se agotó la paciencia del gobierno municipal tras una nueva protesta y los policías comenzaron a identificar a los vecinos que se encontraban dentro de la glorieta. Ante ello salieron fuera y una parte decidió plantarse delante de las máquinas que estaban a punto de completar el asfaltado de la glorieta.

Se vivieron algunos momentos de tensión, aunque el temor a nuevas denuncias hizo que fueras escasos los manifestantes en medio de la calle. Finalmente, los agentes del grupo especial GOA, pertrechados como antidisturbios, desalojaron por la fuerza a los opositores.

   La consecuencia de las obras durante el día fue un avance en la reforma de la glorieta a costa de amargar la jornada a los conductores, que no fueron advertidos previamente. A causa del asfaltado a toda velocidad se cerraron dos de los tres carriles de la rotonda, y además se impidió circunvalarla, por lo que el atasco fue descomunal a lo largo de toda la jornada.

Especialmente agobiante resultaba circular por la avenida de Castelao, independientemente de la procedencia, As Travesas o Samil. Unos cientos de metros antes de llegar el tráfico se congestionaba y era necesaria mucha paciencia para ir avanzando poco a poco. El motivo es que la maquinaria que renovaba el asfalto solo permitía que accediera un coche por cada vial, lo que generó una gran congestión. Algo parecido sucedía también en las perpendiculares (O Grove y Manuel de Castro).

Bajo el control de un importante dotación de la Policía Local, los operarios trabajaron sin descanso toda la jornada: en el exterior asfaltando a toda velocidad y dentro de la rotonda ultimando la decoración y el ajardinamiento.

Ante el impulso final de las obras, la Asamblea Aberta de Coia, la organización que ha liderado las protestas, había convocado la enésima concentración a las siete de la tarde. A esa hora varias docenas de manifestantes irrumpieron en su interior. Los agentes presentes no intervinieron y, cuando se reforzó la dotación policial, se les permitió entrar con la condición de que se marcharan pasado un rato.

Los incidentes de ayer pueden ser los últimos ya que las obras se encuentran en su fase final. Aunque el mutismo del alcalde y del gobierno municipal es total, parece evidente que quieren resolver la instalación del Bernardo Alfageme con celeridad para que el conflicto se olvide cuanto antes. Otra opción es que pretenda inaugurar la obra antes de que el 31 de marzo se convoquen las elecciones municipales y queden prohibidos este tipo de actos.

Por su parte, en la concentración de ayer los opositores rechazaron de nuevo «este malgobierno e a desfeita dunhas políticas que afondan máis na desigualdade e na inxustiza, ao favorecer os intereses dunha minoría que olla impasible a violencia de non chegar a fin de mes coas necesidades cubertas». Pese a su protesta, que se mantiene desde hace cinco meses, son conscientes de que el barco está colocado y las obras a punto de finalizar, pero quiere seguir presentes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

La Policía Local desaloja de la rotonda de Coia a opositores al barco