La CIG advierte que Vigo se está convirtiendo en «un desierto industrial»

Denuncia la pérdida de peso relativo de la ciudad en el conjunto de Galicia


Un 78 por ciento más de paro que en el 2007, un 93,5 por ciento de las nuevas contrataciones temporales y un incremento sostenido del número de desempleados de larga duración hasta el 31,4 por ciento, son algunos de los datos que recoge un informe elaborado por la CIG sobre la situación laboral de la comarca de Vigo que, según el sindicato, demuestran que la ciudad se está convirtiendo en «un desierto industrial».

El secretario comarcal de la central nacionalista, Alberto Gonçalves, afirmó que la situación de «crisis social» sería aún más grave si 80.000 personas, sobre todo jóvenes, no hubieran cogido en Galicia el camino de la emigración. Añadió que pese a las potencialidades productivas en sectores estratégicos como la automoción, el naval, la pesca o la construcción, el tejido vigués ha perdido peso relativo en el conjunto de Galicia, tanto en número de empresas como en volumen de ingresos. Recordó que el 90por ciento de las empresas de la comarca tienen menos de 5 trabajadores y que el 60por ciento no tienen ningún asalariado. A juicio de la CIG, revertir esta situación exige un cambio radical de política.

Algunas de las medidas que proponen en ese sentido son la derogación de la reforma laboral, la reducción de la jornada a 35 horas semanales, la creación de un salario de inserción laboral y social, la eliminación de las ETT y una reforma fiscal progresiva. De forma más específica, la CIG plantea la puesta en marcha de un plan de desarrollo industrial para la comarca, la creación de un holding entre astilleros, auxiliares y empresas transformadoras del metal en la ría y la creación de una bolsa de trabajadores de la automoción

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

La CIG advierte que Vigo se está convirtiendo en «un desierto industrial»