Los armadores afirman que la flota no puede asumir los descartes

Proponen cambios en el sistema de gestión para evitar despidos


vigo / la voz

Los armadores afirman que la flota no está preparada para cumplir con la prohibición de los descartes. En el caso de Vigo, la de Gran Sol es la más afectada por sus especies objetivo, especialmente en el caso del rape, cuya cuota es mínima. Desde la Cooperativa de Armadores (ARVI) advierten del negativo efecto que la medida, si se mantiene tal como está, tendrá en el empleo. Para neutralizar dicho efecto proponen cambios en el sistema de gestión, de forma que el reparto del esfuerzo pesquero sea proporcional a las cuotas.

Otra medida que consideran vital es que los miles de toneladas que no pescan países como Gran Bretaña, Francia o Irlanda, puedan revertir en aquellas flotas que lo necesitan, como es el caso de la gallega.

Un daño colateral sobre el que alertan son posibles desguaces, que vendrían a sumarse a los ya registrados. El presidente de ARVI asegura que el colectivo ha hecho los deberes y la flota está ya más que ajustada, por lo que nuevos ajustes significarían la incorporación al paro de las tripulaciones. Un estudio elaborado por la propia Cooperativa el pasado mes de noviembre ponía números al daño que ha provocado la denominada estabilidad relativa -reparto de cuotas de pesca entre los países miembros de la UE-. Dichos números se concretan en el desguace de 30 barcos de Gran Sol desde el año 2008 y en la destrucción de 1.840 empleos. Las ayudas públicas invertidas en el mismo período y que, según ARVI, se habrían podido evitar alcanzaron los 29,5 millones de euros.

Aseguran que con las cuotas actuales, cada barco de Gran Sol necesitará una media de 30 días más de pesca al año que ahora para pescar lo mismo.

Toda esta batería de problemas, seguida de algunas de las soluciones que proponen, tuvieron ocasión de trasladárselas hace unas semanas al nuevo comisario de Pesca, Karmenu Vella, en la entrevista que mantuvo con representantes del sector a petición de Cepesca. «Encontramos buena receptividad, lo que nos hace pensar que en el período de acomodación a la nueva normativa se tendrán en cuenta nuestras demandas», afirma el presidente de la Cooperativa de Armadores, Javier Touza.

Una de las soluciones que proponen es que la flota de Gran Sol reciba un tratamiento excepcional, que podría ser en forma de cheque de compensación de cuotas, lo que permitiría mantener el número de barcos.

Los armadores le transmitieron a Vella que no están de brazos cruzados. «Le explicamos que estamos haciendo estudios de impacto socioeconómico, analizando qué infraestructuras necesitan una adaptación, modificando bodegas, diseñando redes más selectivas y buscando mercado para nuevas especies».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los armadores afirman que la flota no puede asumir los descartes